miércoles, 28 de octubre de 2009

465 - OCCIDENTE: VICTORIA PARA GANAR LA PAZ


EL ISRAEL PERDEDOR

Por BILL WARNER

(TRADUCCIÓN LIBRE DE ANA)

Cuando América entró en la guerra de Vietnam, Ho Chi Min dijo que sería una larga guerra y que los comunistas la ganarían mediante la propaganda en los medios de comunicación y en las universidades. Estaba en lo cierto.

Es hora de hacer el balance de la guerra entre israelíes y palestinos y de tratar algunos temas prohibidos. Israel está perdiendo la guerra de la propaganda, hasbarah, y por una muy buena razón.

Israel no entró en el juego de hasbarah, a menos que uno cuente las tardías respuestas a las ofensivas de la propaganda palestina. Pierre Rehov, un judío francés marroquí es cineasta de documentales. Él afirma que los palestinos han hecho más de 50 películas de propaganda, mientras que Israel sólo hizo ocho. De esas ocho, seis son de Pierre Rehov.

¿Por qué los judíos e Israel no quieren manejarse con la propaganda? Simple. Ello significaría hablar del islam. Judíos e Israel deben enfrentar los hechos que el Corán y la Sunna (las acciones y palabras de Mahoma) están llenos de invectivas contra los judíos. Al principio las palabras eran de cortesía pero cuando los judíos de Medina rechazaron a Mahoma como profeta fueron esclavizados, exiliados, asesinados y robados, todos eran actos de la jihad. Estos no fueron sucesos históricos, sino ejemplos perfectos de la acción islámica hacia los judíos, modelos dictados para que los musulmanes los sigan hasta nuestros días. Para ilustrar la gravedad de este predicamento, hablando estadísticamente, en el Corán de Medina 10.6 % del texto está dedicado al odio al judío, mientras que en "Mi Lucha" sólo se le dedica el 6,8 %.

El lenguaje y las acciones de los palestinos, y de los musulmanes en general, son aprobados directamente por la doctrina teológica política islámica. No sólo el lenguaje, sino también la política está determinada por la doctrina política islámica. Para repetir: la doctrina política, una doctrina teológica política de la jihad contra todos los infieles.

Sin embargo, parece que hasta ahora judíos e Israel eligieron la aniquilación antes que hablar del islam. Simplemente no es un tema admisible. La corrección política prevalece por encima de la supervivencia. Lamentablemente estas son elecciones suicidas. Es obvio que la ADL (Liga Anti-Difamación) y las Federaciones judías, por ejemplo, son sólo dos organizaciones judías que tienen políticas corporativas de no discutir la ideología política islámica.

La ADL admitirá que hay "pocos" musulmanes radicales, y con gusto argumentaría en público que excepto por algunos pocos extremistas musulmanes, el islam no es un problema. La ADL es la primera en argumentar que judíos y cristianos tienen su parte de locos, que no son diferentes de los musulmanes. Esta es la visión multicultural final, la que bien puede llevar a un desastre para Israel y que ayuda a la desaparición de la civilización occidental.

Puesto que la guerra de la propaganda es sobre el uso de la inteligencia, uno pensaría que los israelíes serían los mejores del mundo y los musulmanes los peores. Miren a los premios Nóbel, especialmente en las ciencias. Los israelíes ganaron un montón comparados con el mundo árabe. Pero en cuanto a hasbarah, relaciones públicas, los israelíes son perezosos tontos y los palestinos son aplicados genios.

Los funcionarios del gobierno israelí comentarán off the record que, como gobierno, Israel no puede lanzar una guerra de propaganda sobre el islam.

Y si Israel fuera a lanzar una guerra ideológica, ¿a que audiencia estaría dirigida? El objetivo final serían los judíos laicos y liberales de América e Israel, que son los enemigos cercanos. Si usted puede lanzar una campaña de hasbarah que les abriera los ojos, bastante gente en el mundo los acompañaría.

Por el contrario, si los israelíes continúan pensando que ellos pueden seguir logrando victorias militares y que de esa forma ganan esta guerra ideológica, son más que tontos. América ganó la ofensiva del Tet en el campo de batalla, pero perdió la guerra de la propaganda en los medios de comunicación y en las universidades, tal como lo predijo Ho Chi Min.

Como un ejemplo brillante de guerra ideológica, revise el discurso de Netanyahu en la ONU del 24 de septiembre de 2009 (*). El puso de manifiesto las diferencias de civilización entre los negadores del holocausto e Israel. Los mismos argumentos sobre civilización deberían aplicarse a la guerra entre los palestinos y los judíos de Israel. Esto es porque el conflicto palestino-israelí no es diferente a la jihad en Cachemira, India, Filipinas o en docenas de frentes en África.

Después del ataque terrorista en Mumbai, la comunidad judía de Nashville, Tennessee, se congregaron en una sinagoga. Ellos rezaron por la paz en Israel. El mismo día, los partidarios cristianos de Israel se concentraron y rezaron por la victoria de Israel.

Ahora, ¿cual de los dos mantiene una posición más fuerte? ¿Paz o victoria? Hoy Israel desea la paz y los palestinos insisten en la victoria. ¿Adivine quién gana? La paz es para los perdedores. Lamentablemente, los judíos israelíes y americanos están eligiendo ser los perdedores. Sin embargo, las consecuencias son demasiado nefastas; en última instancia Israel puede que obtenga su paz, pero también puede que sea la que se obtenga después de la victoria de la jihad.

Irónicamente, los israelíes y los judíos del extranjero no son los únicos que están en un estado de negación sobre las políticas islámicas; simplemente ocurre que están en la primera línea. El presidente Bush demostró después del 9/11 que él tampoco tenía la clave sobre cómo combatir a esta guerra ideológica islámica. En lugar de usar la fuerza militar en contra de nuestros enemigos, él y su sucesor, el presidente Obama, deberían haber declarado la guerra ideológica contra nuestro verdadero enemigo, el islam político.

Tal parece que ellos pierden su guerra lo mismo que Israel, a menos que se enfrenten algunas duras cuestiones y se tomen medidas.

Bill Warner es Director del
Center for the Study of Political Islam

(*) 443 - DISCURSO DE NETANYAHU (ESPAÑOL)

FUENTE:
JWR - BILL WARNER - LOSING ISRAEL - 27/10/09

COMENTARIO:

Este es un análisis muy duro pero no por eso carece de realismo. Y la clave para entender qué se debe hacer está en los resultados obtenidos hasta ahora.

Un Occidente que cada vez se aparta más de la paz en su obstinada y pacífica persecución. Hay un Irán amenazante y soberbio que no se arredra, Siria que no se aparta de él, Hezbollah y Hamás beligerantes y la AP que espera que otros resuelvan el problema que sería más fácil de manejar si dejara de incitar al odio a su gente desde los medios de comunicación y las escuelas.

Si la fuerza militar no pacificó a Irak, todo lo contrario, y si la guerra en Afganistán se agrava, algo anda mal, Occidente no está enfrentando el problema del terrorismo de la forma debida. Sólo hay que mirar los resultados de las acciones políticas que se pusieron en práctica para comprender que hay que cambiarlas.

Pero no es eso lo que se hace, se niega lo evidente. ¿De dónde viene el terrorismo que acosa a Occidente? ¿De un país, de varios o de una ideología perversa que no tiene fronteras?

Mientras tanto, mientras se sigue evaluando equivocadamente la realidad, lo que es evidente, se acusa a Israel por defenderse del mismo mal que acosa a todo el mundo... difícil comprender tanta lentitud mental para sacar conclusiones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario