sábado, 31 de enero de 2009

282 - FIRMAR PETICIÓN A LA ONU SOBRE HAMÁS


PARA QUE DECLAREN A HAMAS CRIMINALES DE GUERRA


Finalmente algo que debió hacerse hace mucho tiempo. Por favor fírmenlo y reenvíenlo a tanta gente como sea posible, sean o no judíos.

http://www.PetitionOnline.com/tap12009/petition.html

TRADUCCIÓN DEL PETITORIO


Al Secretario General de la UN
Mr Ban Ki-Moon
United Nations Office of the Spokesperson for the Secretary-General
United Nations, S-378 New York, NY 10017
Tel. 212-963-7162 , Fax. 212-963-7055 Thursday, January 8, 2009/EMYM

Honorable Secretario-General, Mr Ban Ki-Moon!

En los últimos años y en el presente conflicto militar en curso la organización terrorista gobernante en Gaza, Hamás, ha cometido un gran número de diversos crímenes de guerra, tal como se definen en el Derecho Internacional.


La forma de la guerra que el movimiento Hamas ha infligido tanto en la población de Gaza como en Israel ha causado mucho sufrimiento y enormes pérdidas y daños tanto a la población civil de Israel como a toda la Franja de Gaza. El régimen de Hamas disparó 6300 cohetes sobre civiles israelíes. En Gaza, Hamas almacenó cohetes y otras armas y municiones, principalmente en las zonas residenciales, casas, mezquitas, y escuelas. Miles de cohetes y ataques con granadas de mortero fueron lanzados desde dentro de estas áreas, obligando la respuesta militar israelí que inevitablemente llevó a un gran sufrimiento de la población y daños a la propiedad.

De acuerdo con el Derecho Internacional cualquier fuente de fuego contra blancos civiles es un objetivo legítimo en sí. Si esa fuente de fuego fue localizada entre la población civil sigue siendo un objetivo legítimo, y si desde esa cercanía se invita a un intercambio de fuego causando víctimas entre la población local, esas bajas son de plena y exclusiva responsabilidad de la parte que los colocó deliberadamente en peligro. En este caso Hamas es totalmente responsable tanto por las víctimas civiles israelíes, que son un blanco deliberado, como por las víctimas civiles de su propia población utilizada por Hamas como un escudo humano.

Su Excelencia, Señor Secretario General! Exigimos que el liderazgo de Hamas sea llevado ante la justicia internacional, sin demora, y juzgado por los siguientes crímenes de guerra:

  • Disparo de cohetes y granadas a propósito sobre objetivos civiles en Israel.
  • Disparo de cohetes desde complejos civiles palestinos, como escuelas o en las proximidades de hospitales o edificios residenciales.
  • Almacenamiento de armas y municiones en las escuelas, mezquitas, edificios y oficinas públicas y similares.
  • Usar regularmente a sus propios civiles como escudos humanos, en particular niños, a menudo forzados a permanecer en los lugares más peligrosos.
  • Durante los combates con las fuerzas israelíes los combatientes de Hamas, que al principio llevaban uniformes, cambiaron su vestimenta usando ropa civil o uniformes de las FDI y continuaron luchando.
  • Combatientes de Hamas rutinariamente se escondieron como civiles en los hospitales.
  • Sobre el soldado israelí secuestrado, Gilad Schalit, Hamás no ha aportado los más elementales derechos de los prisioneros de guerra, como la información a la otra parte o visitas de la Cruz Roja, derechos que Israel concede incluso a terroristas de Hamas condenados.
  • Niños y menores fueron utilizados habitualmente por Hamas para tareas militares, tanto en batalla como auxiliares. El régimen de Hamas también ha educado, adoctrinado y entrenado a niños y menores para desarrollar un odio asesino y técnicas para matar.
  • El liderazgo de Hamas ha malversado el dinero recibido para las necesidades pacíficas de la población de Gaza y utilizó estos importantes fondos para los esfuerzos de guerra; armas, equipo militar, construcciones y para un enorme aumento del poderío militar.
El fracaso en enjuiciar a los dirigentes de Hamas en la Corte Internacional, sin duda, llevará cada vez más a convertir sus crímenes de guerra en un comportamiento normativo y a aumentar las mismas catástrofes humanitarias para millones de víctimas de la opresión y asesinatos no defendidos por la ONU.

Señor Secretario General, agradecería su apreciada respuesta que, con su permiso, publicaríamos junto con esta carta. Vamos a seguir sus relevantes actividades con gran honor, altas expectativas, y apoyo moral profundo.

Sinceramente,


Correo recibido desde: www.patriciobrodsky.com.ar

281 - DIÁLOGO PRAGMÁTICO CON UN PACIFISTA


PEDAGOGÍA ARGENTINA PRAGMÁTICA

Recibí este correo de un argentino no judío, para no quitarle la contundencia de la terminología localista lo copié tal como lo recibí, espero que lo comprendan :-)

CORREO RECIBIDO:

Buen sistema... y hasta puede que funcione.

Asunto: Cómo explicar la situación israelí a los pacifistas

Qué hacer con los ignorantes típicos "en contra de Israel". Esos que repiten como loros los comentarios de la prensa amarilla.

¿Qué hacer, cuando de repente te encontrás en una conversación, en la que una de esas almitas divinas, una de esas "palomas" (o palomos de la paz) blancas/os, afirma que a los ataques terroristas no se les debe responder con otro ataque…

RECETA:

1- Entrá en la conversación y preguntále si está de acuerdo con las acciones que ha tomado el ejercito israelí.

2- Cuando te diga "No", preguntále, ¿por qué?

3- Cuando empiece a hablar y a decir que tomar acción violenta puede acarrear la muerte de inocentes, y que eso es algo terrible, y que eso puede traer más violencia y venganzas..., etc.

4- En el momento que adviertas que el palomo o la paloma está llegando casi al final de la oración, encajále un tortazo en el medio de la jeta.

5- Si intenta devolverte el golpe, explicále que no puede hacer eso, pues está en contra de sus principios, y que responder con violencia no es la manera adecuada, porque puede provocar más violencia y venganzas.

6- Esperá un par de minutos, a que esté de acuerdo y haga los pases necesarios con sus propias ideas, y transcurrido un par de minutos, rajále un directo al mentón, que sea más fuerte que el anterior.

7- Volvé a repetir los pasos del 5 al 7 durante… Bueno... no hace falta que lo hagas durante el transcurso de 8 años. Acaso después de unos minutos y unos cuantos uppercuts tu pasivo sparring palomita termine por captar, entender y digerir la idea de que hay situaciones en las que realmente "no queda otra" que contraatacar…

Cuando adviertas que está por llegar ese momento, tené la guardia bien preparada, porque la palomita pacifista puede llegar a transformarse en un israelí "desproporcionado"...

Puede ser que entonces comprenda y deje de repetir pavadas surgidas desde las usinas del odio y la maldad.

¡Y QUE FREUD NOS PERDONE!


280 - LAS GUERRAS DEFENSIVAS DE ISRAEL


¿QUIEN REPRESENTA AL NAZISMO MODERNO?


Es necesario primero reconocer la legitimidad del Estado de Israel, nacido de una decisión internacional sobre una tierra perdida por el Imperio Turco. Nunca fue reconocida por el mundo árabe y este es el principio de todos los males que presenciamos hoy, estamos refiriéndonos a seis décadas atrás.

Todo habría sido diferente si en ese momento los árabes de la región hubieran aceptado la presencia de un estado judío y creado el suyo. Desde entonces Israel enfrentó varias guerras, todas DEFENSIVAS, todas las ganó tomando territorios que devolvió a cambio de paz en tratados subscritos con Egipto y Jordania. No pudo hacerlo con Siria y retuvo los Altos del Golán porque afecta directamente a su seguridad, a tiro de fusil, y no ha podido suscribir con ella ningún tratado de paz. Retiene Jerusalem porque es la esencia del alma judía, los árabes la arriesgaron y perdieron, eso fue algo inesperado. En ambos casos no fue Israel quien provocó y los hechos no pueden volverse atrás.

Israel no es un estado invasor como el estado alemán del nazismo, no es cruel con sus opositores, no mata por motivos étnicos, no persigue a otras religiones, no pretende avanzar más allá de su legítimo territorio, no quiere guerra. Israel no es un estado nazi como se lo quiere presentar a la opinión pública.

A partir de estas verdades indiscutibles, podemos analizar cuál es el conflicto de los israelíes con los árabes palestinos de la región.

Cuando los estados árabes atacaron al recién creado Estado de Israel, a los árabes que vivían dentro de su territorio se les indicó que lo abandonaran para no sufrir las acciones que se iban a emprender contra un estado que estaban seguros derrotarían. Se fueron con las llaves de sus casas porque se les prometió que pronto volverían, pero como Israel pudo sobrevivir los árabes que se fueron quedaron sin hogar y desde entonces nadie se hizo cargo de ellos. Los que quedaron dentro del Estado de Israel hoy gozan de todos los beneficios como cualquier ciudadano y no tienen ningún interés en dejar de serlo. Obviamente, esta es una síntesis con ligeras variantes que no cambian lo substancial.

Hace sesenta años que los árabes de Palestina sostienen una relación conflictiva con los israelíes, agravada por el adoctrinamiento de cada nueva generación a quien se le enseña que Israel les arrebató su tierra. Y no es verdad.

Siempre ha habido un delicado equilibrio entre estos dos pueblos, dentro del estado y fuera de él, que obligó a Israel a proteger la seguridad de sus habitantes cuando arreciaron los atentados, de allí la construcción del muro para que no se infiltraran los terroristas y los puestos de control dentro de Cisjordania por la misma razón. Esto es muy difícil de soportar por los árabes de la región, lo viven como una ofensa y es comprensible, la enorme mayoría no son terroristas pero Israel no tiene alternativa, esto frenó los atentados casi completamente.

Cada vez que pudo Israel se retiró unilateralmente de los territorios conquistados esperando que hubiera paz, lo hizo en Líbano desde donde ahora lo ataca Hezbollah; lo hizo en Gaza, desde donde ahora lo ataca Hamás. No hay reclamo legítimo por parte de Hamás, pero desde allí se ataca a los ciudadanos israelíes y se ha convertido en un territorio enemigo. Pretenden la destrucción del Estado de Israel y la ocupación de su territorio no por sus propios medios, nunca lo lograrían, sino usando a su propio pueblo como víctima para impedir los legítimos ataques de Israel contra un enemigo que no ceja en sus pretensiones. Los medios de todo el mundo son sus aliados, porque hoy las guerras se ganan cuando los diarios callan lo que deberían denunciar y publican lo que deberían condenar. Los organismos internacionales hacen lo suyo, es como si el mundo se hubiera detenido en el momento en que arreciaba el antisemitismo que ahora está renaciendo como en su mejor época.

Estos sí son nazis, quieren destruir un estado y apoderarse de él, matan a sus opositores, persiguen a otras religiones y están tan locos como lo estaba Hitler. No tienen límites, el mundo es su enemigo, el Islam es la ley y todo lo demás debe estar bajo su control; el mismo delirio.

¿Y donde encaja el pueblo palestino en este panorama? Son víctimas de este adoctrinamiento desde que nacen, algunos pueden creerlo por su religión, otros por ignorancia, pero sus peores enemigos son la gente que debería guiarlos hacia la aceptación de que Israel existe y no será vencido. Y creo que la mayoría debe querer vivir como sus hermanos de Israel, ser respetados, mandar a sus hijos a la escuela, tener una vida normal. Esos palestinos deben ser liberados por el mundo y no se los ayudará sosteniendo y legitimando a Hamás, aunque todos declaman que Hamás es un movimiento terrorista. ¿En qué quedamos? Con Hamás no hay trato posible, es inútil que quieran acoplarlo a la Autoridad Palestina, que también tiene pretensiones imposibles de ser aceptadas como "la iniciativa de paz árabe".

Sin embargo, hay otra gente que sabe, que es inteligente y que vive de la generosidad de un mundo que los provee de todo. Esos son los verdaderos culpables de que esta situación empeore día a día. Veo a embajadores, voceros y defensores de Palestina en todos los foros, entrevistas, escenarios internacionales. Palestina, un país que no existe, un país que no produce nada, viven del engaño en que mantienen a su pueblo desde hace 60 años. En vez de arremangarse como hicieron los judíos para construir su estado de la nada, se han dedicado a mentirles, a odiar y a hacerles creer que alguna vez podrán obtener alguna victoria. Y es el mundo quien los alimenta para que puedan tener una vida espléndida. Todavía me pregunto qué castigo tuvo Hamás por lo que le provocó a su pueblo y no encuentro ninguna respuesta.

¿Se puede creer algo más absurdo? ¿O es que el mundo está poniéndose del lado conveniente porque supone que habrá otro Masada... o lo promueve?


jueves, 29 de enero de 2009

279 - EN ESTA GUERRA: AMIGOS Y ENEMIGOS


¿CON QUIEN ELEGIMOS ESTAR?

video

www.memritv.org/video.html

Esta gente está en guerra contra el mundo, el mundo, no solamente es Hamás en contra de Israel. Todos son la misma cosa y nosotros somos su blanco. Están enfermos, se han apoderado de una religión y están condenado a su pueblo al atraso y al odio.

Como vemos, no hay ninguna posibilidad de entendimiento entre estos delirantes y las democracias internacionales de cualquier religión -ni la propia- o ideología política. Si se hubiera querido evitar la guerra de Gaza, la comunidad Internacional debería haber actuado contra Hamás como agresor de Israel y ahora debería hacerlo contra el fanatismo islámico como agresor del mundo. Cambiando los personajes, si les pusiéramos un bigotito a cada uno de ellos para hacerlo más gráfico, ¿habría diferencia con lo que decía Hitler? Siempre repetía: "Dominaremos el mundo" y el mundo lo apaciguaba mientras que los más débiles caían bajo su control.

¿Cómo puede explicarse que ahora todos reaccionen contra Israel y puedan aliarse con estos nazis modernos? ¿Qué tiene la izquierda "esclarecida" en común con esta gente como para implícitamente apoyarlos desde el momento que denosta a un estado democrático como Israel, que sólo está defendiéndose simplemente porque está primero en la lista?

Si no queremos ver muertos, ni israelíes ni palestinos -si fuéramos ecuánimes- no le quitemos la responsabilidad a Hamás de hacerse cargo de su gente. ¿Qué hace con toda la ayuda que recibe? Compra armas y roba lo que la comunidad internacional le envía al pueblo palestino TODO para dársela a su gente, a sus elegidos. No le bastó con matar a diestra y siniestra a la gente de Al Fatah acusándolos de colaboracionistas, ni tampoco le alcanzó con usar al pueblo palestino como escudo, siguen disparando contra Israel porque el destino de SU GENTE no le interesa. ¿Es que todavía hay alguien que no pueda ver tanta crueldad?

Si queremos ayudar al pueblo palestino, Y QUEREMOS, no ayudemos a Hamás, no ataquemos hoy a Israel, porque estamos legitimando la locura de este grupo que aunque se muestra tal cual es, estamos mirando sólo lo que nos muestran los medios, lo que duele en el alma a los incautos -y a todos los que sentimos el sufrimiento ajeno como propio-, lo que conviene a la ideología de la "izquierda" de hoy, tan cruel como ellos mismos, que ha perdido sus banderas.

ANA

miércoles, 28 de enero de 2009

278 - SCHVINDLERMAN EXPLICA EL HOLOCAUSTO


LAS LECCIONES DEL HOLOCAUSTO - HOY

Por JULIÁN SCHVINDLERMAN

Escritor y analista político

Si algo hemos aprendido de la Shoá es que el genocidio comienza con la destrucción intelectual de un pueblo, abriendo el camino para su destrucción física eventual. Antes de alcanzar el aniquilamiento parcial del pueblo judío, los nazis debieron primero obliterarlo en el imaginario colectivo. Antes de llevar a los judíos a las cámaras de gas, debieron persuadir a la opinión pública de que los judíos eran sub-humanos merecedores del exterminio contra ellos planeado. Primero éstos fueron destruidos en los discursos pronunciados desde los palcos, en los panfletos divulgados en las universidades, en las pancartas erigidas en las manifestaciones callejeras, en las leyes raciales; de modo que los judíos fueran completamente aniquilados idealmente como preludio a su obliteración material.

En vísperas de un nuevo aniversario del Día Internacional del Holocausto, comprobamos con horror que esta lección elemental no ha sido todavía aprendida. Durante las últimas semanas, en el contexto del conflicto en Gaza, hemos asistido a la demonización colectiva de toda una nación. El espectáculo fue surrealista. Mientras que en Brasil el Partido dos Trabalhadores calificó la represalia israelí contra el Hamas de “práctica nazi”, en Italia el sindicato Flaica-Uniti-Club pretendió resucitar las leyes raciales fascistas al instar a boicotear las tiendas comerciales pertenecientes a los judíos de Roma. Mientras que en Mar del Plata el titular del Centro Islámico aseguró que “prontamente Israel, como el Estado Nazi, desaparecerá y será solamente un mal recuerdo del pueblo árabe”, en Holanda manifestantes gritaron “gaseen a los judíos”. Mientras que un alto oficial vaticano equiparó a Gaza con “un gran campo de concentración”, manifestantes corearon en la Florida contra los judíos: “regresen a los hornos”. Es decir, a la vez que se pedía crudamente por un nuevo Holocausto contra los judíos, se los acusaba a éstos de ser nazis. Desde el fin de la Segunda Guerra Mundial no hemos presenciado un llamado tan explícito a liquidar judíos en las capitales del mundo libre. Que se invoque retórica nazi contra los judíos al protestar contra la política militar de Israel, país que a su vez es acusado de ser nazi al lidiar con los palestinos, es un escenario tan novel como inquietante.

El antisemitismo, camuflado de antiisraelismo, reina soberano. No es que toda crítica al estado judío sea necesariamente judeófoba. Obviamente, Israel es un estado perfectible y como tal pasible de sanción. La crítica política a Israel es válida. Pero es igualmente innegable que, muchas veces, la condena al Estado de Israel efectivamente conlleva una dosis de prejuicio antisemita. Cuando años atrás el compositor Mikis Theodorakis -creador a la vez de la música del film Zorba el Griego y del Himno Nacional Palestino- dijo que los judíos “son la raíz de todo el mal” en su supuesta condena a las políticas de Israel, advertimos que una línea ha sido cruzada. La pancarta elevada en una reciente aglomeración en Australia que exigía que se “limpie la tierra de sucios sionistas”, ¿exactamente que política israelí estaba objetando? ¿Cuál acción israelí específicamente estaban condenando aquellos que en Toulouse lanzaron un automóvil en llamas contra la sinagoga local? Resulta curioso notar que la agrupación islamista Hamas -que abiertamente cometió crímenes de guerra al atacar a civiles israelíes protegiéndose con civiles palestinos, y cuya Carta constitutiva llama abiertamente a la obliteración de un estado-miembro de la ONU- en ningún momento fue comparada con los nazis o acusada de querer cometer un genocidio. La indignación mundial y la condena desproporcionada fueron reservadas a Israel.

Esperemos que esta nueva conmemoración de los trágicos hechos de la Shoá pueda dotarnos de la perspectiva y de la sabiduría necesarias que nos permitan comprender, en el sentido más profundo posible, que lo que empieza con retórica extrema termina en acciones atroces.

* Esta nota fue enviada a un importante diario argentino que declinó publicarla.

COMENTARIO:

Parece mentira, a un pueblo que en otra época se lo calificó de sub-humano para justificar su exterminio, ahora se lo incrimina como nazi, asemejándolo a la "raza superior" para seguir persiguiéndolo. Cualquier argumento, hasta lo totalmente opuesto, sirve para manipular a la opinión pública. Sin embargo, no es tan difícil ver la trampa.

¿Eran los nazis una "raza superior" y por eso se les permitió la matanza de los "sub-humanos" judíos? Si así fuera, ¿por qué no podrían ser tolerados hoy los israelíes como lo fueron los nazis? Ninguna de estas preguntas refleja la verdad.

¿Cual es la diferencia? Que los judíos hoy pueden defenderse, ya no son víctimas inermes como en el pasado, han aprendido la lección. Entonces los judíos sólo fueron el chivo expiatorio de un pueblo al que su líder mesiánico enloqueció; los israelíes hoy pueden enfrentar la misma locura de un grupo de dirigentes que también han embrutecido a su gente.

¿En que se parece la situación? En que lo que antes se toleró en Hitler se está justificando hoy en el terrorismo islámico, aunque éste cuando ataca a Israel ofrece a su pueblo como víctima -que tampoco puede defenderse- sólo para poder acusar a Israel. En su resultado, hay una similitud entre el pueblo alemán de ayer y los judíos, con el pueblo palestino de hoy y los israelíes, todos son víctimas, aunque los israelíes están también actuando como aquel mundo que enfrentó al nazismo, si bien todavía lo hacen en soledad.

Una nueva forma de la guerra, la de esta época, la de los medios que se prestan porque el antisemitismo está vivo y la opinión pública puede seguir siendo manipulada. Están haciendo lo mismo que Hitler, han llevado a su gente a su destrucción. La realidad es que en el pasado se apaciguó a los nazis de la misma forma en que hoy se apacigua al terrorismo islámico: la historia se repite porque el antisemitismo es todavía muy fuerte y también porque se teme al agresor.

El resultado va a ser el mismo, cuando este fanatismo golpee a la puerta de todos y no sólo del pueblo judío, entonces el mundo reaccionará, ya está ocurriendo. Ya empiezan a oírse otras voces por sobre las de las masas, estas que siguen el sonido del cencerro como ovejas incapaces de pensar. Sólo hay que vencer a quien dirige a la manada, tan mesiánico hoy como el de ayer.


lunes, 26 de enero de 2009

277 - ISRAEL EN MI CORAZÓN


A UN AÑO DE LA CREACIÓN DE ESTE BLOG


Hace un año sabía poco y nada sobre Israel y la cultura de su pueblo, ahora algo aprendí. Lo que me acercó al tema es que nunca entendí el antisemitismo, para mi es irracional e injusto atribuir cualidades y defectos a todo un pueblo porque alguno de sus miembros pueda ser criticable. Así que era natural que tal como se presentan las cosas en Medio Oriente, un país pequeñísimo con tantos enemigos alrededor, me moviera a investigar el por qué.

En este tiempo aprendí a valorarlo mucho más -siempre he sentido una simpatía especial por la gente productiva e inteligente- cuando comprobé sus éxitos en medio de una agresión constante amparada en la indiferencia de la sociedad internacional. Bastó ver en estos días cómo se movilizó cuando moría gente en Gaza pero no lo hizo cuando moría gente en Israel. Ese espectáculo lamentable fue para mi algo definitivo para convencerme que la lucha de este pueblo por ser comprendido y acompañado será todavía muy larga. Definitivamente estoy de su lado y por eso he cambiado mi imagen, lo que ven ahora es un precioso panorama de Jerusalem.

Agradezco a los miles que me han acompañado leyéndome y dejando comentarios, sin ellos habría pensado que mi esfuerzo no valía la pena y por ellos sigo adelante. Mi blog no está dirigido al pueblo judío aunque algunos pocos -benditos sean- me han manifestado afecto, que es el motor que ha guiado mi vida, me gusta que me quieran tanto como le gusta a todo el mundo. Sin embargo, me he preocupado y me he dirigido más a la gente que, como yo, se interesa por saber más sobre la problemática de un país y de un pueblo a quien nadie le ha regalado nada, todo lo que ha conseguido lo ha pagado con trabajo, creatividad y mucha sangre.

Es hora de que sepamos que ya no nos necesita, que sabe defenderse solo, pero que si lo acompañamos se sentirá mucho mejor y en eso estoy. Acompañemos.

Para quienes no lo leyeron, reproduzco el texto con el que comencé mi blog porque tiene tanta vigencia hoy, como cuando fue escrito.

ANA


2. CARTA DESDE JERUSALEM

UNA CARTA AL MUNDO DESDE JERUSALEM

por Eliezer ben Yisrael (Stanley Goldfoot)

(Traducción libre libre de ANA)

(Esta carta fue originariamente publicada en THE JERUSALEM TIMES en 1969. Aún es altamente relevante considerando la situación política actual. La carta fue reimpresa por The Israeli Center of the Orthodox Union in Torah Tidbits Nº211)

No soy una criatura de otro planeta como parece que ustedes creen. Soy un jerosolimitano que luce como ustedes, un hombre de carne y hueso. Un ciudadano de mi ciudad, una parte integral de mi pueblo.

Necesito sacar de mi pecho algunas cosas. Porque no soy un diplomático no tengo que usar eufemismos. No tengo que complacerlos, ni siquiera persuadirlos. No les debo nada. Ustedes no construyeron esta ciudad, ustedes no vivieron en ella, ni la defendieron cuando vinieron a destruirla. Y seremos maldecidos si dejamos que ustedes nos la quiten.

Hubo una Jerusalem antes que hubiera una New York. Cuando Berlín, Londres y París eran bosques y pantanos infectos había una próspera comunidad judía aquí. Le dio algo al mundo que ustedes, naciones, han rechazado inclusive desde antes que se establecieran, un código moral humano.

Aquí caminaron los profetas y sus palabras brillaron como si fueran relámpagos. Aquí, un pueblo que no quería otra cosa más que estar a solas, luchó contra olas de paganos con deseos de conquista, sangraron y murieron en las batallas, se arrojaron al fuego de su templo en llamas antes que rendirse, y cuando finalmente fueron sobrepasados en número y llevados en cautiverio, juraron que antes de olvidar a Jerusalem, preferían que sus lenguas se clavaran en su paladar y su brazo derecho se secara.

Durante dos milenios, llenos de dolor, mientras fuimos vuestros indeseados invitados, nosotros rezamos diariamente por poder regresar a esta ciudad. Tres veces al día pedíamos al Altísimo: ¨Reúnenos desde los cuatro extremos del mundo, tráenos a nuestra tierra, vuélvenos misericordiosamente a Jerusalem, La Ciudad, y crezcamos en ella como Tu prometiste¨. En cada Yom Kippur y Pesaj, fervientemente expresamos la esperanza que el próximo año nos encontrara a todos en Jerusalem.

Vuestras inquisiciones, pogromos, expulsiones, los ghetos en los que nos apiñaron, los bautismos forzosos, los sistemas de cuotas, su refinado antisemitismo, y el innombrable horror final, el holocausto, (y peor, vuestro terrorífico desinterés en él) todo eso no nos quebró. Quizá debilitó la pequeña moral que ustedes aún poseían, pero a nosotros nos fraguó en acero. ¿Piensan que pueden quebrarnos ahora después de todo por lo que hemos pasado? ¿Verdaderamente creen que después de Dachau y Auschwitz estamos asustados por vuestras amenazas, bloqueos y sanciones? Hemos estado en el infierno y volvimos, un infierno hecho por ustedes. ¿Qué más es posible que puedan tener en vuestro arsenal que sirva para asustarnos?

He visto a esta ciudad bombardeada dos veces por naciones que se llaman a sí mismas civilizadas. En 1948, mientras ustedes miraban apáticamente, vi a mujeres y niños hechos añicos después que nosotros aceptamos vuestro requerimiento de internacionalizar la ciudad. Fue una mortal combinación la que hizo el trabajo: oficiales británicos, pistoleros árabes y cañones de fabricación americana. Y después, el salvaje saqueo de la Ciudad Vieja, la carnicería, la destrucción de cada sinagoga y escuela religiosa, la profanación de cementerios judíos, la venta, por un diabólico gobierno, de lápidas para ser usadas como materiales de construcción para gallineros, cuarteles e inclusive letrinas.

Y ustedes nunca dijeron una palabra.

Ni siquiera musitaron la más leve protesta cuando los jordanos aislaron el más sagrado de nuestros lugares, el Muro Occidental, en violación de la solemne promesa que hicieron después de la guerra, una guerra que ellos mismos lanzaron, en contra de la decisión de la UN. Tampoco un sólo murmullo provino de ustedes cuando los legionarios, con sus puntiagudos cascos, abrieron fuego de cuando en cuando sobre nuestros ciudadanos desde detrás de los muros.

Vuestros corazones sangraron cuando Berlín fue cercado. Ustedes rápidamente enviaron provisiones para salvar a los gallardos berlineses. Pero no enviaron una onza de comida cuando los judíos se hambreaban en la sitiada Jerusalem. Ustedes vociferaron contra el muro que los alemanes del este construyeron en medio de la capital de Alemania, pero nadie escuchó de ustedes el más leve murmullo acerca del otro muro, el que partió el corazón de Jerusalem.

Y cuando ocurrió lo mismo 20 años después, y los árabes desataron un asalto salvaje, un bombardeo no provocado, otra vez, sobre la Ciudad Sagrada, ¿alguno de ustedes hizo algo?

La única vez que aparecieron vivos fue cuando la ciudad fue finalmente reunificada. Entonces apretaron sus manos y exaltadamente hablaron de ¨justicia¨ y de la necesidad de la cualidad ¨cristiana¨ de dar la otra mejilla.

La verdad -y lo saben profundamente en sus entrañas- ustedes preferirían que la ciudad fuera destruida antes de ser gobernada por los judíos. No importa cuán diplomáticamente ustedes lo digan, los viejos prejuicios afloran en cada palabra.

Si nuestro regreso a la ciudad enredó vuestra teología, quizá sería mejor que reexaminaran vuestros catecismos. Después de todo lo que hemos pasado, no vamos a acomodarnos pasivamente a la retorcida idea que somos nosotros los que hemos de sufrir la eterna carencia de un hogar hasta que aceptemos a vuestro salvador.

Por primera vez desde el año 70, hay ahora completa libertad religiosa para todos en Jerusalem. Por primera vez desde que los romanos pusieron una antorcha en el Templo, todos tienen los mismos derechos. (Ustedes preferirían que algunos los tuvieran más iguales que otros). Nosotros detestamos la espada, pero fueron ustedes quienes nos obligaron a levantarla. Nosotros anhelamos la paz pero no volveremos a la paz de 1948, como ustedes lo desearían.

Estamos en casa. Tiene un amoroso sonido para una nación a la que ustedes obligaron a vagar por sobre la faz del globo. No nos estamos yendo. Estamos redimiendo la promesa hecha por nuestros ancestros: Jerusalem está siendo reconstruida. ¨El año que viene¨ y el año siguiente, y después, y después, hasta el fin de los tiempos, ¡¨en Jerusalem¨!

domingo, 25 de enero de 2009

276 - ISRAEL: ENTRE LA MALDAD Y EL ABSURDO


LOS MANTRAS DEL ANTISIONISMO

Por Patricio A. Brodsky

INVITACIÓN:

Este es un artículo bastante largo pero muy instructivo sobre judeofobia o el viejo conocido antisemitismo que ahora está resurgiendo con mucha fuerza, más algunas posiciones que nos dejan perplejos. Al final encontrarán la dirección donde hacer CLICK para leer los comentarios del autor sobre los temas que copié aquí para que conozcan sus argumentos y refutaciones. Para copiar el artículo y guardarlo. Muy recomendado.

En las últimas décadas, y en particular los últimos meses, asistimos al resurgimiento cada vez más desembozado del odio judeófobo que algunos ingenuos creían extinto. El contexto del conflicto árabe-israelí se ha transformado en el terreno idóneo para que expresen abiertamente su judeofobia toda clase de sujetos."

"Cuando uno lee posturas como la expresada por León Rozitchner tanto durante la guerra Hezbollah-Israel como durante la crisis actual Hamas-Israel parecería que este autor ha asumido la visión del filósofo nazi Martin Heidegger acerca que el verdadero ser es el ser para la muerte pues plantea, básicamente, que las acciones del Ejército de Defensa de Israel rompen la vinculación de Israel con la tradición judía milenaria, ya que dichas acciones implicarían la asunción de un Mecanismo de Defensa: la “identificación con el otro perseguidor”. Según Rozitchner si los judíos se defienden abandonan su lugar de “víctima del antisemitismo cristiano” y pasan al bando de Torquemada (¿Torá Quemada?), Chmielnicki, Hitler y demás asesinos de judíos."

"La “tradición judía milenaria” en la interpretación del autor (y esto no lo dice como “humorada” aunque así lo parezca) es el suicidio colectivo de los defensores de la Fortaleza de Masada o los luchadores del Ghetto de Varsovia que cayeron combatiendo en una lucha desigual; este autor, obviamente no puede tolerar, siquiera, el pensar en un combatiente judío con posibilidades de victoria (como Josué, los Macabeos, etc.); su modelo es el del judío condenado a muerte combatiendo por la “dignidad” y no por la supervivencia."

"Los judíos que murieron en el Ghetto de Varsovia (al igual que la totalidad de los 6.000.000 de judíos asesinados durante la Shoah) fueron abandonados por el mundo, por este mismo mundo en el cual se silencian -cuando no se festejan- los misiles disparados contra civiles israelíes, mientras se condena el legítimo derecho israelí a la autodefensa. Parafraseando a Von Clausewitz cuando dice que “la guerra es la continuación de la política, sólo que por otros medios” podemos decir que “la condena a Israel es la continuidad de aquel silencio, sólo es otro medio de expresión de la judeofobia”."

"...La fraseología de este lumpen antisemita se basa en una serie de lugares comunes con morfología “progresista” y aires de “corrección política” (a pesar de ser profundamente reaccionaria y delirante -alejada de los hechos históricos-). Sus vacías consignas son las que siguen:

• “Israel es una potencia colonialista”:
• “Israel es un estado de Apartheid”:
• “Israel es un estado racista”:
• “Israel es un estado confesional”:
• “Israel asesina civiles”:
• “Israel es un estado genocida”:
• “Israel ocupa Palestina”:
• “Los palestinos tienen derecho a lanzar cohetes desde la Franja de Gaza sobre Israel porque luchan contra la ocupación”:
• “La lucha de los palestinos es contra la ocupación israelí”:
• “Los palestinos tiene derecho a la autodeterminación nacional”:
• “Israel es un país expansionista”:
• “Israel es una potencia agresiva y belicista”:
• “Israel es un estado Nazi”:
• “Israel construye un muro de Ghetto”:
• “Israel ‘usa’ políticamente al Holocausto en beneficio propio”:
• “Israel es la avanzada imperialista en Medio Oriente”:
• “Israel hace a los palestinos lo que otros le hicieron a los judíos”:
• “Israel es un estado artificialmente creado, financiado y sostenido por el imperialismo”:
• “La respuesta israelí a las agresiones es desproporcionada”:
• “Israel no es un estado judío”:

Dice Jacoby:

“Si los 55 países que componen la Organización de la Conferencia Islámica tienen derecho a ser reconocidos como estados musulmanes y los 22 países de la Liga Árabe son aceptados como estados árabes. ¿Cuál es la razón por la cual se niegan a reconocer a Israel como estado judío?..."

FUENTE: EL RELOJ
http://www.elreloj.com/article.php?id=27121
www.patriciobrodsky.com.ar

sábado, 24 de enero de 2009

275 - CHAYA RECLAMA RESPONSABILIDAD


LA RESPONSABILIDAD DEL LIDERAZGO PALESTINO EN LA HISTORIA DE SU PUEBLO

El liderazgo palestino se ha convertido en el peor enemigo de su pueblo, ha desaprovechado oportunidades históricas inmejorables, no ha sido realista, ni siquiera pragmático y en los últimos años se ha debatido entre el terror de Hamás y la corrupción del Fatah.


Por GEORGE CHAYA

La carta constitucional de Hamás demanda clara y terminantemente la destrucción del Estado de Israel y fundamenta esta anomalía en la posición de Amin Al Hussein, el Gran Muftí de Jerusalén, recuérdese que en el año 1937 la Comisión Británica Peel sugirió la partición de Palestina con el 80% del territorio para los palestinos y el 20% para los judíos, fue allí cuando el Gran Mufti descartó de plano ese ofrecimiento. Estas negativas de 1937 y 1947, según los teólogos de Hamás, alcanzan sobradamente para justificar la existencia del movimiento, de allí que sus líderes lo manifiestan con expresiones sagradas tomadas del discurso de los estudiosos religiosos que interpretaban a Palestina como un waqf muslimin, atributo-don religioso islámico, por tanto se prohíbe ceder un solo centímetro de ese territorio. Esto es, en resumidas cuentas, el pensamiento animista y mágico que precede "realmente" a la constitución de Hamás.

La ley religiosa judía también sostiene, al igual que la ley islámica, la prohibición de ceder un palmo de tierra a los no judíos. Pero no es menos cierto y debe ser dicho, que en los años de la creación del Estado de Israel Ben Gurion demostró la verdadera diferencia cultural-dirigencial al exponer su propia refutación a esa ley por considerarla obsoleta y atemporal a las necesidades del momento y de su pueblo.

¿Cuál es entonces el peligro del islamismo que pretende instaurar Hamás basándose en posiciones religiosas obsoletas que perjudican a su propio pueblo?

En su concepción radical, Hamás aspira crear una sociedad paralela adoctrinando a las generaciones más jóvenes desde la retórica conspirativa de la ocupación contra la saqueada tierra de Palestina, de hecho, lleva años en ese trabajo dentro de la comunidad de Gaza. En su cosmovisión pro-iraní, Hamás sostiene que la sociedad islámica lo engloba todo, esto es: la vida social, la economía y la política. Así, aspira a controlarlo todo a través de los valores propios de su religión. El Islam no es "soluble" en la posición de Hamás cuyo liderazgo sunnita extremista aspira a imponer sus propios valores. Por el contrario, los musulmanes, en tanto que individuos, sí son perfectamente "solubles". La inmensa mayoría vive su fe en paz, particularmente las comunidades emigradas a otros países, fuera de la región.

El sectarismo que pregona y simboliza Hamás es más peligroso que el terrorismo, materialmente hablando. El terrorismo reclama un tratamiento policial, militar y judicial. El radicalismo de Hamás se sirve de la retórica para alimentar el odio generacional entre sus ciudadanos adoctrinándolos para la destrucción del Estado de Israel, es engañosamente populista y coquetea con la demagogia. Con tales elementos, construye una sociedad paralela que mina y socava la propia sociedad palestina despojando a los ciudadanos de sus derechos y convirtiéndolos en "nada".

El pensamiento de Hamás, al igual que el de Hezbollah en Líbano, es tan peligroso como el fascismo, el nazismo o el estalinismo, porque considera ilegal todo aquello que no es parte de su concepción ideológica-confesional.

Mientras tanto varios gobiernos europeos, entre ellos el gobierno español, intentan promover el proyecto diplomático de una "Alianza de Civilizaciones". ¿A que se referirá Rodríguez Zapatero y Moratinos con ello? Ellos deberían espabilarse, ilustrarse sobre el Oriente Medio y gobernar con seriedad pues están haciendo todo lo posible para que España se caiga del mundo, y ya no estará Bush para apuntarle culpas.

Infortunadamente, no son pocos los gobernantes europeos que no comprenden que desde la otra orilla del Mediterráneo, Europa no existe. Sí existen Alemania, Italia y Francia en tanto actores individuales. Pero a nivel continente, en su contexto y para el pensamiento de regímenes como los de Teherán o Damasco y sus organizaciones terroristas satelitales Hamás, Hezbollah o Jihad Islamiyya, Europa no es más que una simple "oficina de subsidios". En Siria e Irán utilizan la ideología progresista europea para sus propios fines y ríen cuando escuchan a la diplomacia del viejo continente hablar de "Alianza de Civilizaciones".

La manifestación de identidades culturales, étnicas o religiosas del Oriente Medio está muy lejos de ser comprendida en su real significado por gran parte de la dirigencia en Europa y esto es notorio al observar como se aborda la materia, a menudo se exhibe tal desconocimiento e ingenuidad que infunde un sentimiento de profunda pena y misericordia escuchar a sus diplomáticos e intelectuales.

Vengo de un país donde un ciudadano, usted, yo, cualquier persona, no tiene existencia legal antes de ser bautizado y reconocido por los dignatarios y religiosos musulmanes si el individuo profesa esa religión. Recuerdo, no sin tristeza, cuando acompañé, hace varios años, a un compañero de la Universidad que había sido padre, a inscribir a su hijo en un registro civil en Líbano, el funcionario que nos atendió, nos decía inquieto, "...le falta un papel, no puedo registrarlo...". ante el nerviosismo de mi amigo, pregunté: ¿qué papel?

El funcionario, molesto, me respondió: el papel del Sheik, "que certifique que ambos padres son musulmanes". La esposa procedía de una familia no islámica, yo no lo sabía, jamás le hubiera preguntado por su religión a la esposa de mi amigo, conclusión: era un matrimonio mixto y aunque mi amigo sí era musulmán, el niño no fue inscripto sino hasta 3 años después en un registro civil de Chipre donde sí aceptaron registrarlo, claro que con ciudadanía chipriota y no libanesa. ¡Un verdadero disparate por donde se lo evalúe!

Recordé esta experiencia porque es a través de la ciudadanía y los principios cívicos, cuando los hombres son iguales ante la ley, puesto que somos ciudadanos y solidarios en la aceptación de los principios comunes es que disponemos de derechos y asumimos obligaciones. Los integristas del Hamás así como la dirigencia del Fatah deberán entender esa cuestión y despojarse de ideas propias de la edad media, su máximo líder, Ismael Haniyyah tiene que saber que no todos los palestinos (musulmanes o cristianos) están de acuerdo con sus postulados y que todos ellos le exigirán rendir cuentas por no haber asumido sus responsabilidades emergentes de la elección de enero de 2006, que dio a Hamás un importante número de diputados en el Parlamento.

Si es que Hamás sobrevive a esta guerra cruel y demencial que decidió lanzar y de la que es absolutamente responsable, deberá comprender que en la lucha política lo realmente verdadero, valiente y patriótico es el aporte de ideas y el intercambio de las mismas, aun con quienes discrepen con las suyas, ello y no lanzar misiles a civiles israelíes habrá de ser lo que brindará a los palestinos la salida a un futuro en paz, sin violencia y con un Estado propio.

El pueblo palestino tendrá su estado cuando entre ellos germine el diálogo sincero, donde las ideas y las acciones honestas estén dirigidas a la población para construir juntos un Estado serio y sustentable que demuestre al mundo que han aprendido de su tragedia. Contrario sensu, se estará repitiendo la historia, pero como tragedia potenciada.

Los palestinos no deben cambiar su creencia religiosa, nadie en el mundo le pediría eso a ningún pueblo jamás, pero deberán flexibilizar sus creencias e intelectualizar aspectos de modernización en sus leyes religiosas que den lugar a políticas pragmáticas, dejando de lado las máximas que caracterizan la inflexibilidad teocrática que neutraliza la idea y la acción en términos políticos.

La dirigencia palestina tendrá que superarse en sus cuadros intelectuales y no debe olvidar que por sus creencias cerradas e inflexibles, el entonces Gran Mufti de Jerusalén Amin Al-Husseini fue el artífice en 1937 y 1947 de que su pueblo perdiera a su patria. Ellos no deberían perder de vista el ejemplo de David Ben Gurion, quien tomó su decisión basándose en la política, y lo hizo en el saber y en el convencimiento que ella es el arte de lo posible, o en cualquier caso, lo hizo en base a lo que era factible dado el equilibrio de poder existente en cierto tiempo y lugar. Y allí radicó la diferencia de la inteligencia y el pragmatismo dirigencial judío por sobre el palestino. No fue poco lo que Ben Gurion logró: él obtuvo una patria para su pueblo.


* George Chaya, BA in History, escritor, periodista y analista político internacional experto en asuntos de Oriente Medio e Íbero América. Escribe regularmente para el periódico La Razón en Madrid, España, Diario de América en los Estados Unidos y en diversos medios de Internet: Periodista Digital, El Diario Exterior y la revista española Lecturas para el Debate, es asesor en la Fundación Safe Democracy en Madrid y reconocido por ser uno de los expertos que vaticinó los ataques terroristas de la Estación Atocha. En Junio de 2005 fue Premiado por la Autoridad Nacional Palestina (Pte. Mahmud Abbas) por su labor profesional en defensa de los derechos humanos del pueblo Palestino. En noviembre de 2008 recibió el "Premio Embajador de Buena Voluntad y de Paz" por la Embajada Argentina en Tel Aviv y por el Ministerio de Turismo del Gobierno Israelí. Es invitado frecuente para debatir sobre Oriente Medio en televisión, Universidades y Fundaciones intelectuales en diversos países. Su Web personal
http://www.georgechaya.org se encuentra entre las más visitadas en la materia en Internet y sus conferencias sobre el conflicto palestino-israelí suscitan alto interés y convocatoria de intelectuales, dirigentes comunitarios, profesionales, estudiantes y público en general.

FUENTE: DIARIO EXTERIOR


COMENTARIO:

Pocos artículos tan claros como éste y espero que haya sido leído. Debería entenderse que el pueblo palestino no puede carecer -menos que ninguno porque ha sufrido tanto- de un liderazgo que lo lleve a la concreción de un estado propio en alianza y no en confrontación con su vecino. Costará preparar generaciones que olviden todo el odio que se les ha enseñado y emprendan un camino nuevo de construcción propia y no de destrucción ajena. Pero no hay otra posibilidad y ese líder existe, el que sabrá aprovechar toda la ayuda que reciben para superar el largo y doloroso pasado llevando a su pueblo a la vida, a la libertad y al progreso.

ANA

viernes, 23 de enero de 2009

274 - LA PAZ ES IMPOSIBLE, POR AHORA


EN BÚSQUEDA DE PAZ ESPIRITUAL, POR LO MENOS


Si yo fuera judía no perdería la esperanza de sentirme en paz conmigo misma porque sabría cómo es mi historia y conocería a fondo mis derechos. Aunque sin serlo sé que el antisemitismo de los convencidos es imposible de modificar y que la antipatía de los que lo son por ignorancia también es muy difícil de revertir, se necesitaría mucha ayuda, sobre todo desinteresada. Y ser ayudado sólo porque es justo, tomar riesgos a favor de otros cuando por ello uno puede ser víctima de sus enemigos no es una decisión fácil, además habría que estudiar, leer, informarse para correr riesgos con convicción. ¿Para qué? Es más conveniente estar del lado del que menos daño pueda hacernos. Por eso en general la gente toma posiciones sin saber, sin interesarse por ser justa y porque NO LE TEME A ISRAEL PERO TEME A SUS ENEMIGOS. Este es un buen punto a considerar, si Israel fuera tan peligroso y amenazante como sus enemigos, la gente pensaría dos veces antes de opinar sin saber. Pero el miedo de los estados libres y democráticos es imperdonable. La realidad es que los judíos han sido siempre generosos, han dado al mundo más progreso del que muchos tienen conocimiento y no se han dedicado a poner bombas a todo aquel que no esté de acuerdo con ellos. Eso es lo que los diferencia de sus enemigos y es mucho, es un abismo.

A mi me parece que el pueblo judío ya no pierde la paciencia y a mi me gustaría serlo aunque fuera para poder mantener la calma. Hay que tener sangre de pato para ver a sesudos analistas políticos imaginar posibilidades para que la paz entre Israel y los árabes palestinos sea posible hoy. No sé si alguna vez lo fue, pero ahora está más lejos que nunca. No digo que no sea posible algún día pero no ahora.

Veo en los medios entrevistar a gente que no tiene idea del conflicto entre israelíes y árabes palestinos, desconocen la historia antigua y reciente, increíble, pero todo se explica cuando "pasan el aviso": Israel es un secuaz de Estados Unidos, entonces uno entiende qué fácil es para Israel hacerse enemigos que ignoran lo sustancial de este conflicto.

No se puede ser israelí, ni americano, ni alemán, ni de ninguna nacionalidad si no se es capaz de ayudarlo en todos los órdenes para que sobreviva como estado cuando es atacado, ni cuando lucha por los mismos motivos por los que debía ser derrotado Hitler. En esa época ser alemán y no ayudar a un régimen criminal como el de Hitler era ser muy valiente -como lo fueron muchos-, entre ellos, la famosísima Marlene Dietrich, que animaba a las tropas americanas en contra de su país. Sin embargo, nunca dejó de sentirse alemana y pidió ser enterrada en su patria. Eso es comprensible y ejemplar. Pero un árabe palestino israelí no puede decir que tiene un conflicto interior cuando donde está SU GENTE hay un gobierno de características muy similares a las del régimen nazi: pretende apoderarse de Israel, educa a sus niños para la guerra, elimina a sus adversarios políticos internos como lo hace con Al Fatah y no quiere tratar ninguna alternativa de paz, si lo hiciera tendría el mismo valor que lo que firmó Hitler, ninguno. Hitler no quería opciones, quería vencer o morir, igual que Hamás. El mayor inconveniente es que Hitler no tenía terroristas suicidas desperdigados por el mundo, disfrazados de religiosos, y estos chiflados si, eso hace la diferencia por la que es fácil no ponerse del lado de Israel y defender su democracia. Contra Hitler estaba todo el mundo libre y así y todo costó mucha sangre, pero hasta los enemigos ideológicos se pusieron de acuerdo contra un loco.

Pero ¿cual es la disidencia que deberían tener contra Hamás los árabes palestinos israelíes? Entre las víctimas de su locura están los mismos palestinos de Gaza, ¿Qué posición toman los árabes palestinos israelíes "moderados"? No ayudan a vencer a Hamás para proteger a SU GENTE sino que se expresan así:

"UNA VEZ MÁS, MI PAÍS entró en guerra contra MI GENTE", lo que implica que considera a Hamás como SU GENTE. Parece que este "moderado" no tuvo nada que decir cuando Hamás atacó a SU PAÍS, precisamente porque los atacados no eran SU GENTE. Marlene se definió, estos no, mientras los que caigan no sean SU GENTE. Del país al que pertenece, SU PAÍS, dice como si fuera el país de otro: "Israel... es totalmente capaz de emprender una fuerte venganza", ¡vaya! intentar desactivar la potencia de fuego de Hamás contra los israelíes lo llama "venganza", como vemos, la gente de SU PAÍS, no es SU GENTE, así ven las cosas los árabes "moderados". Dice también: "Israel puede volverse loco y romper las reglas", ¿qué reglas? ¿las que hace ocho años rompió (y sigue rompiendo) Hamás a las que finalmente Israel debía responder? Más: "El plan de paz árabe debe ser devuelto a la vida y presentado a los israelíes..." otra vez, parece que él no se encuentra a sí mismo entre "los israelíes"; "Israel debería mostrar su buena voluntad aceptando el acuerdo de plan árabe y dando los pasos necesarios para implementarlo".


Bueno es aclarar que el plan de paz árabe no sirve, nunca se van a poner de acuerdo, piden lo que Israel nunca va a poder aceptar. Léanlo, está en el post Nº 201 de noviembre/2008, presentan un plan para hacerle creer al mundo que quieren la paz, pero basta leerlo para saber que es una pérdida de tiempo y se darán cuenta de que es para engañar a los "giles" (argentinismo por tontos). Esa no es una propuesta de paz, es una propuesta de conflictos permanentes. "Mientras tanto, continuaremos lamiendo las heridas abiertas de los habitantes de Gaza y enviándoles comida para comer, medicamentos para aliviar su dolor, mantas para mantenerles cálidos, cemento para ayudarles a rellenar los agujeros de sus muros, y amor para que sepan que no están solos." Muy bonito, bueno sería que no lo hicieran, Israel también lo hace y desde hace mucho tiempo, alimentando a la población de su enemigo como lo hace el mundo entero por pura piedad con esa gente que es rehén de estos trastornados y con eso ayudan a Hamás a no hacerse cargo de su responsabilidad con su pueblo. (*)

Estos "moderados" no son israelíes en el sentido en que se pertenece a una nación, para nada. Ningún país los aceptaría dentro de su fronteras si lo que finalmente hacen es debilitar al estado desde adentro. Si no se sienten israelíes, si SU GENTE está fuera de Israel, ¿por qué se quedan?

Estados Unidos intentó solucionar ese problema hace muchos años y ofreció a los negros de Estados Unidos un país: Liberia, muchos se fueron pero luego comprendieron que su cultura no era esa, que ya eran afroamericanos y muchos volvieron, ahora tienen un presidente que representa a todos porque EE.UU. los reconoce a todos, lucharon en sus guerras y respondieron a él. ¿Lo harían los árabes palestinos "moderados"? Ese sería un buen experimento en Israel, que "liberaran" a los árabes palestinos de ser ciudadanos israelíes y se fueran con SU GENTE: Cisjordania, Jordania, Egipto, Gaza y cualquier país donde consideran que está SU GENTE. Y si volvieran asumieran a Israel como su patria y su destino. Livni dijo que si los árabes quieren otra cosa que lo que es Israel, un estado democrático y judío -aunque se respeten todas las religiones- deben buscarlo en otro lado, no en Israel.


Sería impensable que Estados Unidos tuviera fuerzas armadas donde no pudieran combatir los que no son WASP (Blanco, Anglo-Sajón y Protestante). Si todos disfrutan del país en el que viven también deben estar dispuestos a luchar por él. Los árabes palestinos israelíes siguen siendo un clavo en el zapato, aunque el mundo no lo entienda.

Y no lo entiende porque hay artículos como éste que cito que sólo confunde... me encantaría tener un poco más de calma ante tanta estupidez e hipocresía.

(*) Artículo de SAFE DEMOCRACY
Los ciudadanos palestinos de Israel frente a Gaza

jueves, 22 de enero de 2009

273 - EN GUERRA, LA PRIMERA QUE HUYE ES LA VERDAD


LAS CIFRAS DE GAZA

Se sabe que cuando hay guerra no se dice la verdad y también es cierto que esta guerra fue (¿es?) un pico de una mayor que dura hace ya más de 60 años. O sea, desde la creación del Estado de Israel se miente, sobre todo si sus enemigos no tienen que darles explicaciones a nadie. Nunca tuvieron vocación por ser un estado organizado ni tampoco quisieron asumir la obligación de comportarse civilizadamente. Atentados terroristas, quinta columnistas dentro del estado que se han comportado como enemigos en lugar de ser leales ciudadanos. Todo lo han hecho con el mayor descaro. Basta verlos fuera de sus países, en los organismos internacionales, hablando de Derechos Humanos y votando resoluciones contra la única democracia de Medio Oriente que los respeta, como si ellos fueran adalides en su cumplimiento. Ni hablar de las mentiras que se dicen en los medios cuando se los invita a explicar esta guerra, son tantas que no se sabe por donde empezar a refutarlas. Son mentirosos consuetudinarios y se amparan en su religión como si ella los eximiera de ser honestos. Para completar el panorama tenemos esta noticia. No tengo la menor duda que si Israel fuera todo lo sanguinario que ellos dicen que es los muertos habrían sido muchos miles, ¿alguien tiene duda de esto? Pero ni siquiera lo que dijeron es verdad. Ahora se están armando nuevamente, reconstruyen sus túneles y se preparan para otra vuelta. Lean este artículo y entérense, la verdad refresca el espíritu y nos libera de muchas angustias.

Digo yo: ¿Cómo se castiga a los mentirosos para que no mientan más? ¿Cómo se castiga a quienes sacrifican a su gente y se escudan en ella escondiéndose cobardemente como topos? ¿Qué castigo deberían aplicarles para que no maten a gente inocente, inclusive la propia?

El mundo, en lugar de pretender juzgar a los que defendieron a un estado soberano para terminar con esta lacra ¿no sería más justo si juzgara a quien lo atacó sin causa? Tienen sus nombres, sus declaraciones y sus acciones, ¿qué más quieren?

¿O quizá el mundo piensa que si se mata, aterroriza o tortura a la propia gente, no es un delito de lesa humanidad mucho más grave que el que se defiende del ataque exterior, si es que Israel lo hubiera cometido? ¿No será que las primeras víctimas del delito de lesa humanidad son las del Terrorismo de Estado, las que produjo la guerra entre Al Fatah y Hamás? ¿No será hora de ayudar a los palestinos indefensos, víctimas de estos delirantes? ¿Se puede ser tan parcial?

Mundo: ¿No hiciste ya bastante daño a los judíos durante 2000 años? Ahora ya no te molestan más, han decidido que no les importas, no te necesitan para tener una vida rica, productiva y poder bailar alegre y libremente en sus calles. ¿Qué tal si los dejamos en paz y alguna vez somos capaces de ser justos con ellos? ¿Qué tal si los ayudamos, por una vez en la vida, a que se defiendan ahora que tienen las armas que los protegen de la locura de hoy muy parecida a la de ayer? ¿Otra vez estás dispuesto a sacrificarlos? Ahora te va a ser un poco más difícil... Mundo, me tenés harta.

ANA


ARTÍCULO DEL CORRIERE DELLA SERA

"ASÍ LOS MUCHACHITOS DE HAMÁS NOS UTILIZARON COMO BLANCOS"

Por LORENZO CREMONESI

(Traducción libre de ANA)

Dudas sobre el número de víctimas: podrían ser 600 y no 1.300
Los habitantes de Gaza acusan a los militantes islámicos:

"Nos impedían dejar las casas y desde allí disparaban"

GAZA - ´"Váyanse, ¡váyanse fuera de aquí! ¿Quieren que los israelíes nos asesinen a todos? ¿Quieren ver morir bajo las bombas a nuestros chicos? Llévense vuestras armas y los misiles", gritaban muchos de los habitantes de la franja de Gaza a los milicianos de Hamás y a sus aliados de la Jihad islámica. Los más corajudos se habían organizado y habían cerrado el paso a las puertas de acceso a sus patios, clavaron las puertas de los edificios, bloquearon a los apurones y con furia las escaleras para los techos más altos. Pero generalmente la guerrilla no escuchaba a nadie. "Traidores, colaboracionistas de Israel. Espías de Fatah, cobardes. Los soldados de la guerra santa los castigarán. Y de cualquier modo morirán todos, como nosotros. Combatiendo a los judíos sionistas todos estamos destinados al paraíso, ¿no están contentos de morir juntos?" Y así, aullando furiosos, derribaban puertas y ventanas, se escondían en las plantas altas, en los huertos, usaban las ambulancias, hacían barricadas cerca de los hospitales, escuelas, y edificios de la ONU.

En casos extremos disparaban contra quienes trataban de bloquear su calle para salvar a su familia, o bien pegaban salvajemente. "Los milicianos de Hamás buscaban provocar a los israelíes. Frecuentemente eran muchachitos de 16 y 17 años armados con ametralladoras. No podían hacer nada contra tanques y jets. Sabían que eran mucho más débiles. Pero querían que dispararan sobre nuestras casas para acusarlos después de crímenes de guerra" sostiene Abu Issa, 42 años, habitante del barrio de Tel Awa. "Prácticamente todos los edificios más altos de Gaza que fueron alcanzados por las bombas israelíes, como Dogmoush, Andalous, Jawarah, Siussi y tantos otros tenían sobre sus techos rampas de lanzamiento, o bien puntos de observación de Hamás. Los habían puesto también cerca del gran depósito de la ONU que se quemó. y lo mismo vale para los pueblos a lo largo de la línea de frontera, después más devastados por la furia loca y punitiva de los sionistas", le hace eco una prima, Um Abdallah, de 48 años. Usan los sobrenombres de familia. Pero proveen buenos detalles de las circunstancias. Fue difícil recoger estos testimonios. En general acá triunfa el miedo a Hamás e imperan los tabúes ideológicos alimentados por un siglo de guerras con el "enemigo sionista".

Quien cuenta una versión distinta de la narrativa impuesta por la "muhamawa" (la resistencia) es automáticamente un "amil", un colaboracionista, y arriesga la vida. Sin embargo ayuda el reciente choque fraticida entre Hamás y la OLP. Si Israel y Egipto hubieran permitido a los periodistas extranjeros entrar enseguida, habría sido más fácil. Los que son locales a menudo son amenazados por Hamás. "No es un hecho nuevo en Medio Oriente, en las sociedades árabes falta la tradición cultural de los derechos humanos. Ocurría bajo el régimen de Arafat que los medios fueran perseguidos y censurados. Con Hamás es aún peor", sostiene Eyad Sarraj, notorio psiquiatra de la ciudad de Gaza. Y hay otro dato que está surgiendo con más evidencia visitando las clínicas, hospitales y a las familias de las víctimas del fuego israelí. En realidad su número aparece mucho más bajo de los casi 1.300 muertos, además de los 5.000 heridos, que reportaron los hombres de Hamás y repetidos por los funcionarios de la ONU y de la Cruz Roja local. "Los muertos podrían ser no más de 500 o 600. Generalmente muchachos entre 17 y 23 años reclutados en la filas de Hamás que los mandó literalmente a la masacre", nos dice un médico del hospital Shifah que no quiere absolutamente ser citado, está en riesgo su vida. Un dato también confirmado por los periodistas locales. "Lo hemos ya señalado a los jefes de Hamás. ¿Por qué insisten en inflar las cifras de las víctimas? Por otro lado es extraño que las organizaciones no gubernativas, también occidentales, las reporten sin verificar. Al final la verdad podría salir a flote. Y ocurriría como en Jenin en 2002. Inicialmente se habló de 1.500 muertos. Después se supo que fueron sólo 54, de los cuales 45 por lo menos eran guerrilleros que cayeron combatiendo".

¿Cómo se llegó a estas cifras? "Tomemos el caso de la masacre de la familia Al Samoun del barrio de Zeitun. Cuando las bombas cayeron sobre sus habitaciones reportaron que habían tenido 31 muertos. Y así fueron registrados por los funcionarios del Ministerio de Salud controlado por Hamás. Pero después, cuando los cuerpos fueron efectivamente recuperados, la suma total fue duplicada a 62 y así fueron pasadas al cómputo de los balances totales", explica Masoda Al Samoun de 24 años. Y agrega un detalle interesante: "Para confundir las aguas también se pusieron también los escuadrones especiales israelíes. Sus hombres estaban disfrazados de guerrilleros de Hamás, con vinchas verdes atadas a su frente con el cartel de costumbre: no hay otro Dios más que Allah y Mahoma es su Profeta. Se deslizaban en los callejones para crear caos. A nosotros nos ocurrió gritarles que se fueran, temíamos las represalias. Más tarde comprendimos que eran israelíes". Es suficiente visitar cualquier hospital para entender que las cuentas no cierran. Muchas camas están libres en el Hospital Europeo de Rafah, uno de los que más debería estar implicado con las víctimas de la "guerra de los túneles" israelí. Lo mismo vale para el "Nasser" de Khan Yunis. Sólo cinco camas de las 150 del Hospital Privado Al-Amal están ocupadas. En la ciudad de Gaza fue evacuado el Wafa, construido con las donaciones "caritativas islámicas" de Arabia Saudita, Qatar y otros Países del Golfo, y bombardeado por Israel a fines de diciembre. El instituto es conocido por ser una fortaleza de Hamás, aquí se recuperaron sus combatientes heridos en la guerra civil con Fatah en 2007. Los otros estaban en el Al Quds, a su vez bombardeado en la segunda mitad de la semana de enero.

Dice de este hecho Magah al Rachmah, de 25 años, habitante a pocas decenas de metros de cuatro de los grandes edificios del complejo sanitario hoy seriamente dañado. "Los hombres de Hamás se habían refugiado sobre todo en el edificio donde están las oficinas administrativas de Al Quds. Usaban las ambulancias y habían obligado a los choferes y enfermeros a quitarse los uniformes con los símbolos de paramédicos, así podían confundirse mejor para escapar de los francotiradores israelíes". Todo esto redujo en mucho
el número de camas disponibles entre los institutos sanitarios de Gaza. Sin embargo, el Shifah, el más grande hospital de la ciudad, está bien lejos de registrar todo lo agotado, parece que en realidad estaban densamente ocupados sus subterráneos. "Hamás había escondido las celdas de emergencia y la habitación de los interrogatorios para los prisioneros de Fatah y del frente de la izquierda laica que habían sido evacuados de la prisión bombardeada de Saraja", dicen los militantes del Frente Democrático para la Liberación de Palestina. Esta fue otra guerra en la guerra entre Fatah y Hamás. Las organizaciones humanitarias locales, generalmente controladas por la OLP, cuentan sobre "decenas de ejecuciones, casos de tortura, secuestros en las últimas tres semanas" perpetradas por Hamás. Uno de los casos más notorios es el de Achmad Shakhura, 47 años, habitante de Khan Yunis y hermano de Khaled, brazo derecho de Mohammad Dahlan (ex jefe del servicio de seguridad de Yasser Arafat, hoy en el exilio) que fue secuestrado por orden del jefe de la policía secreta local de Hamás, Abu Abdallah Al Kidra, después torturado, le habría sido arrancado el ojo izquierdo, y finalmente habría sido asesinado el 15 de junio.

miércoles, 21 de enero de 2009

272 - GAZA Y UN MUNDO COMPASIVO Y TUERTO


¿SE CUMPLIRÁN LAS PROMESAS DEL COMPASIVO MUNDO?


Hay algo que surge inmediatamente en la mente de cualquiera que tenga interés en reflexionar sobre Medio Oriente: Irán es una amenaza para el mundo y por eso hace años que se le aplican sanciones. Hamás es un peligro real -no una simple amenaza- para Israel y sin embargo se lo ayuda solucionando los problemas de su pueblo, al que él mismo sacrificó. ¿Cuál será la diferencia entre una situación y otra?

La Cruz Roja visita a los palestinos detenidos en Israel pero no ha podido hasta ahora tener contacto con Gilad Shalit en Gaza. No hay reciprocidad, pero Israel es demonizado por la prensa internacional. ¿Cuál será la diferencia entre una situación y otra?

La Cruz roja puede poner en sus vehículos la cruz de los cristianos y la media luna del islam pero no se le permite tener la estrella de David. ¿Cuál será la diferencia entre una situación y otra?

Una quinta parte de la población israelí es árabe, está representada en el parlamento y sus representantes se han manifestado abiertamente contra el estado de Israel, no obstante no se los combate. En Gaza no hay judíos, excepto el soldado secuestrado Gilad Shalit. ¿Cuál será la diferencia entre una situación y otra?

El mundo se comprometió a no permitir el contrabando de armas a Gaza, es cierto, lo dijeron en tiempo CONDICIONAL, "haríamos todo lo posible". A los pocos días ya está entrando armamento a Gaza aunque Israel ya retiró a todas sus tropas. Sin embargo, el mundo entero ayuda a Gaza. LO QUE NO AYUDA Y PERJUDICA A LA POBLACIÓN ISRAELÍ, que sufrirá las consecuencias. ¿Cuál será la diferencia entre una situación y otra?

La UE se movilizó cuando Israel atacó pero no lo hizo durante los ocho años en que Israel fue atacado. ¿Cuál será la diferencia entre una situación y otra?

Moon visitó Gaza para horrorizarse por lo que la ONU y el mundo favoreció que ocurriera cuando no hizo nada para detener el ataque de Hamás contra Israel, es su responsabilidad por esas consecuencias. ¿Visitó en ocho años las ciudades del sur de Israel? ¿Cuál será la diferencia entre una situación y otra?

La Autoridad Palestina, constituyó un Comité Presidencial para preparar denuncias contra Israel por supuestos "crímenes contra la humanidad" cometidos en la Franja Gaza (AURORA). Sin embargo. en Gaza cientos de miembros de Fatah (partido de la autoridad palestina que está aún Gaza) son perseguidos, torturados y asesinados tras retiro de tropas israelíes, o sea, su propia gente. (EL RELOJ). ¿Cuál será la diferencia entre una situación y otra?

¿Qué hará el compasivo mundo que mira qué pasa en Gaza y nunca mira qué pasa en Israel? Porque si ayuda a la población de Gaza y no ayuda a la población israelí IMPIDIENDO el rearme de Hamas, sería un mundo muy injusto.

¿Cuál será la diferencia entre una situación y otra? Cuesta mantener la calma de espíritu.

SE RENOVÓ EL CONTRABANDO HACIA LA FRANJA DE GAZA

Tras la salida total de soldados israelíes de la Franja de Gaza hoy, varias fuentes informaron que se renovó el contrabando proveniente de Egipto.

Testigos vieron a palestinos que trabajaban sobre túneles que no habían sido destruidos por fuerzas israelíes y se vieron introducir cantidades de combustible.

Los testigos agregaron que decenas de palestinos trabajaban en túneles para renovar por completo el contrabando. Filmaciones de varias agencias mostraban esta noche los trabajos en los túneles.

Israel destruyó cientos de túneles de contrabando de armas, aunque se considera que podrían haber miles.

Varios líderes de países europeos entre ellos Sarkozy, Merkel y Zapatero garantizaron que el contrabando de armas hacia Egipto se detendrá. Estos aseguraron que se enviará observadores y se colocará equipos de alta tecnología para detener el contrabando de armas.

El nuevo presidente norteamericano Obama prometió a Olmert hoy que hará lo posible para detener el contrabando de armas.

FUENTE: EL RELOJ

271 - DISCURSO DE LA ASUNCIÓN DE OBAMA


DISCURSO COMPLETO DE LA TOMA DE POSESIÓN DE OBAMA


Durante el juramento como Presidente de los Estados Unidos, Obama olvidó el texto que debía repetir, seguramente fue una distracción por estar viviendo el momento más emocionante de su vida, pero también nos dice que no debe ser su frialdad ni su memoria lo que más lo distingue. Este discurso espontáneo -no tenía ayuda memoria- nos dice que tiene algunas convicciones muy claras. Quise ponerlo aquí en mi blog para tenerlo muy a mano y recordar lo que dijo cuando vea lo que hará. Nadie expresa sin leerlos -excepto de su propia convicción- pensamientos tan firmes, claros y sentidos, si no los creyera y no fueran los pilares de su lucha, muy desigual, para ganar la presidencia. Su conciencia de que Estados Unidos no ha sido un regalo del destino sino una herencia, la de quienes creyeron que la democracia y la libertad valían la pena hasta el punto de dar su propia vida para que las generaciones futuras las disfrutaran y preservaran con orgullo. Y que esa herencia debe ser defendida también a cualquier costo. Resalté lo que más me interesó; me gusta mucho, le creo y quiero compartirlo. El futuro dirá.


Obama dijo:

Me encuentro hoy aquí con humildad ante la tarea que enfrentamos, agradecido por la confianza que me ha sido otorgada, consciente de los sacrificios de nuestros antepasados.
Agradezco al presidente Bush su servicio a nuestra nación, así como la generosidad y cooperación que ha demostrado a lo largo de esta transición.

Ya son 44 los norteamericanos que han hecho el juramento presidencial. Estas palabras han sido pronunciadas durante mareas de prosperidad y aguas tranquilas de la paz. Y, sin embargo, a veces el juramento se hace en medio de nubarrones y furiosas tormentas.

En estos momentos, Estados Unidos se ha mantenido no sólo por la pericia o visión de los altos cargos, sino porque nosotros, el pueblo, hemos permanecido fieles a los ideales de nuestros antecesores y a nuestros documentos fundacionales. Así ha sido. Y así debe ser con esta generación de norteamericanos.

Que estamos en medio de una crisis es algo muy asumido. Nuestra nación está en guerra frente a una red de gran alcance de violencia y odio. Nuestra economía está gravemente debilitada, como consecuencia de la codicia y la irresponsabilidad de algunos, pero también por el fracaso colectivo a la hora de tomar decisiones difíciles y de preparar a la nación para una nueva Era.

Se han perdido casas y empleos y se han cerrado empresas. Nuestro sistema de salud es caro; nuestras escuelas han fallado a demasiados; y cada día aporta nuevas pruebas de que la manera en que utilizamos la energía refuerza a nuestros adversarios y amenazan a nuestro planeta.

Estos son los indicadores de una crisis, según los datos y las estadísticas. Menos tangible pero no menos profunda es la pérdida de confianza en nuestro país, un temor persistente de que el declive de Estados Unidos es inevitable y de que la próxima generación debe reducir sus expectativas.

Hoy les digo que los desafíos a los que nos enfrentamos son reales. Son graves y son muchos. No los enfrentaremos fácilmente o en un corto periodo. Pero Estados Unidos debe saber que les haremos frente.

Hoy nos reunimos porque hemos elegido la esperanza sobre el temor, la unidad de propósitos sobre el conflicto y la discordia. Hoy hemos venido a proclamar el fin de las quejas mezquinas y las falsas promesas, de las recriminaciones y los dogmas caducos que durante demasiado tiempo han estrangulado a nuestra política.

Seguimos siendo una nación joven, pero, según las palabras de las Escrituras, ha llegado el momento de dejar de lado los infantilismos. Ha llegado el momento de reafirmar nuestro espíritu de firmeza: de elegir nuestra mejor historia; de llevar hacia adelante ese valioso don, esa noble idea que ha pasado de generación en generación: la promesa divina de que todos son iguales, todos son libres y todos merecen la oportunidad de alcanzar la felicidad plena.

Al reafirmar la grandeza de nuestra nación, somos conscientes de que la grandeza nunca es un regalo. Debe ganarse. Nuestro camino nunca ha sido de atajos o de conformarse con menos. No ha sido un camino para los pusilánimes, para los que prefieren el ocio al trabajo o buscan sólo los placeres de la riqueza y la fama. Más bien, han sido los que han asumido riesgos, los que actúan, los que hacen cosas, algunos de ellos reconocidos, pero más a menudo hombres y mujeres desconocidos en su labor, los que nos han llevado hacia adelante por el largo, escarpado camino hacia la prosperidad y la libertad.

Por nosotros se llevaron sus pocas posesiones materiales y viajaron a través de los océanos en busca de una nueva vida.

Por nosotros trabajaron en condiciones infrahumanas y se establecieron en el oeste; soportaron el látigo y araron la dura tierra.

Por nosotros lucharon y murieron en lugares como Concord y Gettysburg, Normandía y Khe Sahn.

Una y otra vez estos hombres y mujeres lucharon y se sacrificaron y trabajaron hasta tener llagas en las manos para que pudiéramos tener una vida mejor. Veían a Estados Unidos más grande que la suma de nuestras ambiciones individuales, más grande que todas las diferencias de origen, riqueza o facción.

Este es el viaje que continuamos hoy. Seguimos siendo la nación más próspera y poderosa de la Tierra. Nuestros trabajadores no son menos productivos que cuando empezó esta crisis. Nuestras mentes no son menos ingeniosas, nuestros bienes y servicios no son menos necesarios que la semana pasada, el mes pasado o el año pasado.

Nuestra capacidad no ha disminuido. Pero el tiempo de la inmovilidad, de la protección de intereses limitados y de aplazar las decisiones desagradables, ese tiempo seguramente ha pasado. A partir de hoy, debemos levantarnos, sacudirnos el polvo y volver a empezar la tarea de rehacer Estados Unidos.

Porque allí donde miremos, hay trabajo que hacer. El estado de la economía requiere una acción audaz y rápida y actuaremos no sólo para crear nuevos empleos sino para levantar nuevos cimientos para el crecimiento. Construiremos carreteras y puentes, las redes eléctricas y las líneas digitales que alimentan nuestro comercio y nos mantienen unidos. Pondremos a la ciencia en el lugar donde se merece y aprovecharemos las maravillas de la tecnología para aumentar la calidad de la sanidad y reducir su costo.

Utilizaremos el sol, el viento y la tierra para alimentar a nuestros automóviles y hacer funcionar nuestras fábricas. Y transformaremos nuestras escuelas y universidades para hacer frente a las necesidades de una nueva Era. Todo esto podemos hacerlo. Y todo esto lo haremos.

Algunos cuestionan la amplitud de nuestras ambiciones y sugieren que nuestro sistema no puede tolerar demasiados grandes planes. Sus memorias son cortas. Porque han olvidado lo que este país ya ha hecho; lo que hombres y mujeres libres pueden lograr cuando la imaginación se une al interés común y la necesidad a la valentía.

Lo que no entienden los cínicos es que el terreno que pisan ha cambiado y que los argumentos políticos estériles que nos han consumido durante demasiado tiempo ya no sirven.

La pregunta que nos hacemos hoy no es si nuestro gobierno es demasiado grande o pequeño, sino si funciona -ya sea para ayudar a las familias a encontrar trabajos con un sueldo decente, cuidados que pueden pagar y una jubilación digna-. Allí donde la respuesta es sí, seguiremos avanzando y allí donde la respuesta es no, pondremos fin a los programas. Y a los que manejamos el dinero público se nos pedirán cuentas para gastar con sabiduría, cambiar los malos hábitos y hacer nuestro trabajo a la luz del día, porque sólo entonces podremos restablecer la confianza vital entre un pueblo y su gobierno.

La cuestión para nosotros tampoco es si el mercado es una fuerza del bien o del mal. Su poder para generar riqueza y expandir la libertad no tiene rival, pero esta crisis nos ha recordado a todos que sin vigilancia, el mercado puede descontrolarse y que una nación no puede prosperar durante mucho tiempo si favorece sólo a los ricos. El éxito de nuestra economía siempre ha dependido no sólo del tamaño de nuestro Producto Bruto Interno, sino del alcance de nuestra prosperidad, de nuestra habilidad de ofrecer oportunidades a todos los que lo deseen, no por caridad sino porque es la vía más segura hacia el bien común.

En cuanto a nuestra defensa común, rechazamos como falsa la elección entre nuestra seguridad y nuestros ideales. Nuestros padres fundadores, enfrentados a peligros que apenas podemos imaginar, redactaron una carta para garantizar el imperio de la ley y los derechos humanos, una carta que se ha expandido con la sangre de generaciones. Esos ideales aún alumbran el mundo y no renunciaremos a ellos por conveniencia. Y a los otros pueblos y gobiernos que nos observan hoy, desde las grandes capitales al pequeño pueblo donde nació mi padre: sepan que EE.UU. es el amigo de cada nación y cada hombre, mujer y niño que persigue un futuro de paz y dignidad y de que estamos listos a asumir el liderazgo una vez más.

Recuerden que generaciones anteriores se enfrentaron al fascismo y al comunismo no sólo con misiles y tanques, sino con sólidas alianzas y firmes convicciones.

Comprendieron que nuestro poder solo no puede protegernos ni nos da derecho a hacer lo que nos place. Sabían por contra que nuestro poder crece a través de su uso prudente, de que la seguridad emana de la justicia de nuestra causa, la fuerza de nuestro ejemplo y las cualidades de la templanza, la humildad y la contención.

Somos los guardianes de este patrimonio. Guiados de nuevo por estos principios, podemos hacer frente a esas nuevas amenazas que exigen aún mayor esfuerzo -incluso mayor cooperación y entendimiento entre las naciones-. Comenzaremos a dejar Irak, de manera responsable, a su pueblo, y forjar una paz ganada con dificultad en Afganistán.

Con viejos amigos y antiguos contrincantes, trabajaremos sin descanso para reducir la amenaza nuclear y hacer retroceder el fantasma de un planeta que se calienta. No vamos a pedir perdón por nuestro estilo de vida, ni vamos a vacilar en su defensa, y para aquellos que pretenden lograr su fines mediante el fomento del terror y de las matanzas de inocentes, les decimos desde ahora que nuestro espíritu es más fuerte y no se lo puede romper; no pueden perdurar más que nosotros, y los venceremos.

Porque sabemos que nuestra herencia multiétnica es una fortaleza, no una debilidad.

Somos una nación de cristianos y musulmanes, judíos y e hindúes y de no creyentes. Estamos formados por todas las lenguas y culturas, procedentes de cada rincón de esta Tierra; debido a que hemos probado el mal trago de la guerra civil y la segregación, y resurgido más fuertes y más unidos de ese negro capítulo, no podemos evitar creer que los viejos odios se desvanecerán algún día, que las líneas divisorias entre tribus pronto se disolverán; que mientras el mundo se empequeñece, nuestra humanidad común se revelará; y EE.UU. tiene que desempeñar su papel en el alumbramiento de una nueva Era de paz.

Al mundo musulmán, buscamos un nuevo camino adelante, basado en el interés mutuo y el respeto mutuo. A aquellos líderes en distintas partes del mundo que pretenden sembrar el conflicto, o culpar a Occidente de los males de sus sociedades, sepan que sus pueblos los juzgarán por lo que puedan construir, no por lo que destruyan.

A aquellos que se aferran al poder mediante la corrupción y el engaño y la represión de la disidencia, tienen que saber que están en el lado equivocado de la Historia; pero les tenderemos la mano si están dispuestos a abrir el puño.

A los pueblos de las naciones más pobres, nos comprometemos a colaborar con ustedes para que sus granjas florezcan y fluyan aguas limpias; dar de comer a los cuerpos desnutridos y alimentar las mentes hambrientas. Y a aquellas naciones que, como la nuestra, gozan de relativa abundancia, les decimos que no nos podemos permitir más la indiferencia ante el sufrimiento fuera de nuestras fronteras, ni podemos consumir los recursos del mundo sin tomar en cuenta las consecuencias. Porque el mundo ha cambiado, y nosotros tenemos que cambiar con él.

Al contemplar la ruta que se despliega ante nosotros, recordamos con humilde agradecimiento a aquellos estadounidenses valientes quienes, en este mismo momento, patrullan desiertos lejanos y montañas distantes. Tienen algo que decirnos, al igual que los héroes caídos que yacen en (el cementerio nacional de) Arlington susurran desde los tiempos lejanos. Les rendimos homenaje no sólo porque son los guardianes de nuestra libertad, sino también porque encarnan el espíritu de servicio; la voluntad de encontrar sentido en algo más grande que ellos mismos. Sin embargo, en este momento -un momento que definirá una generación- es precisamente este espíritu el que tiene que instalarse en todos nosotros.

Por mucho que el gobierno pueda y deba hacer, en última instancia esta nación depende de la fe y la decisión del pueblo estadounidense. Es la bondad de recibir a un extraño cuando se rompen los diques, la abnegación de los trabajadores que prefieren recortar sus horas antes que ver a un amigo perder su puesto de trabajo, lo que nos hace superar nuestros momentos más oscuros. Es la valentía del bombero al subir una escalera llena de humo, pero también la voluntad del progenitor de cuidar a un niño, lo que al final decide nuestra suerte.

Nuestros desafíos podrían ser nuevos. Las herramientas con que los hacemos frente podrían ser nuevas. Pero esos valores sobre los que depende nuestro éxito -el trabajo duro y la honestidad, la valentía y el juego limpio, la tolerancia y la curiosidad, la lealtad y el patriotismo- esas cosas son viejas. Esas cosas son verdaderas. Han sido la fuerza silenciosa detrás de nuestro progreso durante toda nuestra historia. Lo que se exige, por tanto, es el regreso a esas verdades. Lo que se nos pide ahora es una nueva Era de responsabilidad, un reconocimiento -por parte de cada estadounidense- de que tenemos deberes para con nosotros, nuestra nación, y el mundo, deberes que no admitimos a regañadientes, sino que acogemos con alegría, firmes en el conocimiento de que no hay nada tan gratificante para el espíritu, tan representativo de nuestro carácter que entregarlo todo en una tarea difícil.

Este es el precio y la promesa de la ciudadanía. Esta es la fuente de nuestra confianza -el saber que Dios nos llama a dar forma a un destino incierto-. Este es el significado de nuestra libertad y de nuestro credo -por lo que hombres y mujeres y niños de todas las razas y de todas las fes pueden unirse en una celebración a lo largo y ancho de esta magnífica explanada- por lo que un hombre cuyo padre, hace menos de 60 años, no habría sido servido en un restaurante ahora está ante ustedes para prestar el juramento más sagrado.

Así que, señalemos este día haciendo memoria de quiénes somos y de lo largo que ha sido el camino recorrido. En el año del nacimiento de América, en uno de los más fríos meses, una reducida banda de patriotas se juntaba ante las menguantes fogatas en las orillas de un río helado. La capital se había abandonado. El enemigo avanzaba. La nieve estaba manchada de sangre. En un momento en que el desenlace de nuestra revolución estaba más en duda, el padre de nuestra nación mandó que se leyeran al pueblo estas palabras: "Que se cuente al mundo del futuro que en las profundidades del invierno, cuando nada salvo la esperanza y la virtud podían sobrevivir ... la urbe y el país, alarmados ante un peligro común, salieron a su paso."

América. Ante nuestros peligros comunes, en este invierno de nuestras privaciones, recordemos esas palabras eternas. Con esperanza y virtud, sorteemos nuevamente las corrientes heladas, y aguantemos las tormentas que nos caigan encima. Que los hijos de nuestros hijos digan que cuando fuimos puestos a prueba nos negamos a permitir que este viaje terminase, no dimos la vuelta para retroceder, y con la vista puesta en el horizonte y la gracia de Dios encima de nosotros, llevamos aquel gran regalo de la libertad y lo entregamos a salvo a las generaciones venideras.

Gracias, que Dios los bendiga, que Dios bendiga a Estados Unidos.


FUENTE: CLARÍN