domingo, 29 de enero de 2017

1525 - EN CLARÍN - TRUMP - LA TEORÍA DE UN FILÓSOFO



El joven doctor en Filosofía advierte sobre los peores rasgos del magnate: racismo, sexismo e ignorancia.

Por SUSANA REINOSO (Análisis literario)

Aaron James: "Trump. Ensayo sobre la imbecilidad"

Los que se reían cuando Donald Trump decidió lanzar su candidatura a presidente tienen hoy un gesto adusto. Sus seguidores deliran pensando en el futuro. La prensa de referencia, como The Washington Post, ya anticipó la formación de equipos de periodistas para monitorear el mandato del magnate norteamericano desde su asunción. Mientras tanto, en el mundo académico e intelectual americano, hay voces que se atreven a ser muy críticas. Es el caso del joven doctor en filosofía Aaron James, recibido en la Universidad de Harvard, actual profesor en la de California, cuyo libro Trump. Ensayo sobre la imbecilidad (Malpaso) está levantando ampollas.

Así ve James al excéntrico millonario que hoy conduce el destino de EE.UU. : “No existe un Trump. Lo que sugiero aquí es una modesta teoría sobre su persona: es a la vez un hombre espectáculo, un maestro del menosprecio, un payaso bobo sin ninguna consideración cívica, sexista, racista, xenófobo, aquejado de ignorancia selectiva, autoritario, demagogo, una amenaza para la república y un imbécil”. A tomar aire porque el perfil continúa: “Esto último podría no ser su peor defecto. La peor tacha de Trump podría radicar en su sexismo, su racismo, su búsqueda indisimulada del bien propio o su potencial destructivo”.

Mientras en algunos medios y blogs, algunos periodistas críticos recurren a seudónimos para arremeter contra las ideas de Trump, con nombre y apellido James sostiene: “Trump carece de una ideología sólida, por más que lo acerquen a Hitler o Mussolini, su personalidad arrolladora y sus tendencias autoritarias. […] sí guardan una similitud notable con el burdo magnate de los medios de masas (italiano) Silvio Berlusconi […] Tal vez Putin se le parezca aún más en cuanto maestro en el arte de presentarse con distintas caras...” Escrito con humor y desenfado, el libro de James desarrolla una teoría sobre una categoría de persona que es a su vez “un rasgo estable de personalidad”: el imbécil.

Y lo define como un tipo que se arroga de manera sistemática una serie de ventajas y privilegios en las relaciones sociales, totalmente convencido de que tiene derecho y es inmune a las quejas del prójimo.

Los Angeles Review of Books escribió sobre James que es capaz de “demostrar de modo convincente por qué debemos tomarnos muy en serio el problema de la imbecilidad”. Y otras reseñas críticas han expresado que, además de una meditación filosófica, la obra es un estudio histórico y una guía práctica para aprender a sortear las traicioneras aguas negras en que nadamos”.

Clarín consultó al autor sobre los peligros para el futuro de la democracia norteamericana desde que Trump echó a andar su gobierno.

-¿Qué tipo de democracia imagina usted con el presidente Trump?

-Las elecciones socavaron la democracia de modo importante, en mi opinión. La democracia, tanto en los procedimientos de votación como en las largas expectativas, hoy es más un ideal consentido que una práctica real. Un autoritarismo antidemocrático amenaza con dividir la democracia desde adentro. Espero que la justicia, que las fuerzas moderadas de la oposición en el Congreso y la centroizquierda puedan contener a Trump. Mucho dependerá de cuánto tiempo pase antes de que los congresistas decidan que Trump se ha vuelto una responsabilidad. Puede que ocurra pronto, pero también que lleve mucho tiempo, o que no ocurra. En ese caso, Norteamérica podría ser sólo una democracia de nombre. No estoy apostando a que esto ocurra, pero el riesgo es real y es grave.

-Usted desarrolla en su libro una teoría acerca de Donald Trump como un imbécil, pero qué opina de la ciudadanía que lo votó?

-Sus seguidores son impulsores de la imbecilidad, aunque no necesariamente ellos sean imbéciles. Muchos esperan ue él trabaje como una fuerza para el bien o lo ven como un reaseguro del orden y un freno contra la decadencia. Pienso que es una equivocación muy seria, pero para muchos es un error honesto. Al mismo tiempo, muchos de sus partidarios son también imbéciles o no se hacen cargo de ello.

-Estados Unidos es uno de los países que puede torcer el destino del mundo. ¿Trump podría asumir una filosofía beligerante?

-No, no lo creo. Aunque sí imagino que podría amenazar libremente con desatar una guerra en las comunicaciones, para fortalecer su posición de negociación. Por sí mismo esto podría desestabilizar e, incluso, militarizar varias regiones. Si una Torre Trump fuera atacada en un país extranjero eso sí podría ser un riesgo serio de respuesta militar desproporcionada. Todo dependerá de cómo sus consejeros más inmediatos puedan frenarlo. Espero que sus asesores tengan un poder sin precedente, dado que el tiempo de concentración de Trump es muy corto, lo que le impide hacerse cargo de asuntos muy delicados. Así habría por lo menos una oportunidad de que prevalezca la cordura. Auque también podría no prevalecer.

-Usted descarta que Trump sea comparable a Hitler, Stalin o Mussolini. Lo ve más parecido a Berlusconi. ¿No fueron todos ellos megalómanos con mucha ambición de poder?

-Sí, Trump tiene tendencias autoritarias. Todo dependerá de qué tan lejos se le permite llegar, sobre todo por parte de quienes lo rodean. El asunto central es, si en el amplio campo de acción que tendrá, Trump se dedicará a enriquecerse y a repartir favores económicos. También tendrá que concertar lo suficiente para consolidar su poder. Usted me pregunta si se parece a Berlusconi, pero ¿por qué Trump trata de parecerse más a Putin? No apuesto a ello y puedo equivocarme, pero pienso que ése sí es un riesgo tremendo y real.

-¿Cómo evalúa la primera semana del presidente Trump?

-Notable. Inmediatamente se han confirmado todos los temores sobre su inestable y mezquino temperamento, y sus delirios agresivos. Aquellos que ​se lo están permitiendo, qu​e esperan que se normalice, no deben hacerse ilusiones, es muy peligroso.

-Fin​almente, Trump firmó el decreto para construir el muro en la frontera con México. ¿Cómo observa esta decisión presidencial?

-​​Trump firmó una orden para seguir levantando el muro donde estaba previsto. No se sabe hasta qué punto llegará con el financiamiento. No creo que esa orden signifique que estaba “convencido de lo que decía”, cuando sostenía que iba a levantar un muro. El dijo lo que mucha gente quería escuchar y ahora se comporta como “un hombre de acción” que “no da un paso atrás”. Lo que quiere es consolidar el poder. Le importa menos el muro que el modo en que el muro impacte en su imagen.

-​China tendrá más poder ahora sobre el Pacífico a partir de que USA deja el TPP. ¿Es un nuevo acuerdo USA-China? ​​

-Creo que el sistema de arbitraje​ del TPP es horrible, así que estoy feliz de ​que USA lo haya abandonado. China tendrá ahora mayor poder sobre Asia para establecer ​sus regulaciones económicas. Ellos quieren depender menos de las exportaciones estadounidenses y re-equilibrar su consumo interno. Si Trump comienza imponiendo aranceles perjudicará ​sobre todo a los Estados Unidos. Eso p​odría encajar en los planes de China, ​haciéndolo incluso más poderoso en el escenario mundial de lo que ahora será.

-Cómo es el Trump real? Usted cree que como presidente será igual que en la campaña presidencial?

-Lo que le funcionó en la campaña no le servirá en el ejercicio de la presidencia. En mi opinión, creo que tendrá que cambiar. Claro que eso no necesariamente significa que sea para mejorar.

FUENTE: CLARÍN - REINOSO - TRUMP - ENSAYO SOBRE LA IMBECILIDAD - A. JAMES

http://www.clarin.com/cultura/retrato-feroz-presidente-unidos_0_Hy_kFUFwx.html

REFLEXIÓN:

Se va a escribir mucho sobre Trump en los próximos tiempos y este artículo es interesante porque es un análisis literario del libro escrito por un filósofo. Nadie esperaba que ganara y a todos nos tomó de sorpresa, esto habla que lo imposible no lo es tanto.

Tendríamos que haber pensado que si ganó la interna republicana también podía ganar la presidencia, los demócratas no hicieron tan buen trabajo como para ningunear a cualquiera que los enfrentara en las elecciones generales.

El autor del libro no define cómo encuadrarlo, si como un dictador, un Berlusconi, un Putín o quién. Quizá sea un original Trump con un Pence al lado que lo equilibre. Alarma que directamente lo considere un imbécil, son muy peligrosos e imprevisibles pero si triunfan es porque son muy astutos.

Hay que esperar y ver cómo funciona la democracia estadounidense ante una situación inesperada.

ANA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu comentario