martes, 15 de septiembre de 2009

433 - RECUERDOS DEL HORROR - 9/11


POR QUÉ RECORDAMOS EL 11 DE SEPTIEMBRE DE 2001



video


Mirando los documentales de este horror uno recuerda los detalles, la tragedia de los que murieron y la de los que sobreviviendo han quedado marcados para siempre. El resto parece haber olvidado qué pasó y por qué.

Todavía hay especulaciones si lo que se informó fue la verdad o si todo fue una puesta en escena -que se volvió incontrolable- para justificar una nueva guerra a la que el pueblo estadounidense gustoso se allanó a emprender, para terminar con el terrorismo que los había atacado dentro de sus fronteras. Pero no era necesario tanta locura para luchar contra el mesianismo que pretende destruir los valores de occidente en su más segura isla, América. En todas partes hay atentados terroristas, entre los lunáticos que luchan por imponer su propia versión de una religión que no puede desembarazarse de todos ellos y también en contra de diplomáticos, turistas, trabajadores comunes, todos los que ellos consideren "infieles".

Para que no nos queden dudas sobre quienes fueron los autores del 9/11, los que atacaron a Israel en estos días desde Líbano:

"El grupo que ha asumido la autoría de los atentados debe su nombre a Ziad Jarrah, un libanés que era uno de los 19 terroristas de los atentados del 11 de septiembre de 2001 contra las torres gemelas de Nueva York." (GUYSEN)

¿Y qué hace la sociedad americana en sus medios, en sus campus, guiando a la opinión pública en general? Siguen convencidos que se puede convivir con ellos como iguales cuando no saben quien es un pacífico creyente o un delirante que los obliga permanentemente a respetarlo dentro de su sociedad pero que no los respeta en sus países de origen. Peor, los mata.

Entonces no había un Irán nuclear que los amenazara, a los americanos y al mundo entero. Y si seguimos así lo habrá y se sentirán más vulnerables que nunca. Entonces los atentados se hicieron con gente dispuesta a matar y morir, sin que tuvieran mejores armas para aterrorizar al mundo. Ahora se recordó con un minuto de silencio a esas víctimas indefensas, pero ¿se hace algo para que no haya más y mucho más indefensas en el futuro?

Si este gobierno americano y sus medios actuaran racionalmente, mostrarían todos los días alguna imagen de aquel desastre, quienes lo hicieron y cómo fueron entrenados por ellos mismos... para no olvidar y para prevenir. Ese atentado no lo hicieron los cristianos, budistas, confucionistas, comunistas, socialistas, ni descerebrados de derecha ni de izquierda, fueron fanáticos musulmanes recibidos por una sociedad que cree que sólo se trata de una religión pacífica que no alberga en su seno a estos criminales, pero sí los tiene. Son los mismos que amenazan a Israel con echarlo al mar y no es por razones territoriales, ¿o tienen alguna excusa territorial en América, España, Inglaterra, Francia, Argentina o todos los lugares donde atacan y destrozan la vida de gente inocente? De la misma forma a como lo hacen con su propia gente.

Ahora Irán hace propuestas que son más de lo mismo, seguirá con sus planes y tal parece que nadie quiere ver el peligro que se cierne sobre todos. Como entonces, la opinión pública es guiada erróneamente. Esa vez el mundo acompañó con reticencia una aventura en tierras extrañas y ahora directamente mantiene una actitud demasiado pasiva ante esta amenaza real.

Y lo es porque Irán no permite la total inspección de sus instalaciones, simplemente repite que tiene derecho a tener energía nuclear, lo que no está en discusión, sino si es aceptable que un país que declama sus intenciones de destruir a otro puede llegar a tener armamento nuclear y que sea aceptado como un par por la ONU. Declara que no tiene intenciones de atacar a nadie pero alimenta al terrorismo de Gaza y Líbano.

Y no se hace nada verdaderamente efectivo para impedirlo, para todos la amenaza parece lejana, y desde hace años aceptan que se los entretenga con dilaciones. Uno sólo sabe que el tiempo se está acabando para impedir que un país peligroso para todos siga adelante con su programa de armamento nuclear.

El hombre necesita olvidar para sobrevivir a sus propias tragedias pero también necesita recordar para que no se repitan.

Lo que vemos hoy es a una Inglaterra que libera por razones humanitarias al responsable del atentado de Lockerbie que mató a más de 300 personas y lo envía a Libia, al mismo tiempo que Kadafi cierra con ella un acuerdo por 900.000 de dólares. Unos olvidaron y otros recuerdan aunque tengan que pagar para recuperar y dar una mejor muerte a un asesino. Algunas leyes de la sharía ya se respetan en Inglaterra, un retroceso en un país del que se podía decir que la ley igualitaria estaba por encima de todo.

España olvidó a Atocha y hace buenos negocios con sus asociados, cada día son más fuertes y reconocidos como amigos de España hasta poco a poco ir desplazando una cultura propia.

Francia no sabe qué hacer con ellos, donde viven nadie puede entrar, así cada país europeo se encuentra avasallado por una cultura misógina fundamentalmente y donde los más violentos tratan de imponer la Sharía, la ley islámica que dice que la mujer es un ser inferior, y no se pueden hacer las cosas más elementales para tener una vida que debería regirse por la alegría que obtiene el hombre al disfrutarla y no padecerla como un castigo divino.

Toda Europa está amedrentada porque ya están allí, Holanda, Dinamarca... pero América... donde un presidente les abre las puertas y permite que sus costumbres se respeten como si eso no fuera el principio de la imposición de una cultura totalmente opuesta a la americana.

Y esto no es todo, se pretende que Israel olvide Oslo, Gaza y toda tentativa de acuerdo pacífico que sólo llevó a más guerra.

Todos han perdido la memoria, y también olvidan que los judíos no la pueden perder, que los errores del pasado deben recordarlos porque en ello va su supervivencia. Esa es la tarea que no pueden abandonar, repetir, repetir, explicar y sobre todo, impedir que el conveniente olvido de los más fuertes no sea la causa de su destrucción y que recuperen la memoria cuando ya sea tarde para su gente. Eso ya pasó una vez y no va a volver a ocurrir, aunque sea una tarea titánica y en soledad.

ANA


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario